Mes: diciembre 2016

El enigma de la luz de Cees Noteboom. Un viaje en el arte

Leer este libro es recorrer un museo vivo, es entrar en los cuadros, en las obras de arte de la mano de un erudito, de un enamorado.

Cees Nooteboom es alguien que los mira como si fueran personas, que intuye sus historias y sus misterios sin pretensiones, no como crítico de arte sino como el hombre curioso y ávido de conocimiento que todos llevamos dentro.

Comenta y relaciona las obras con la historia, la literatura, la poesía. Cuadros de Hooper, Vermeer, Tiépolo, Bruegel, Leonardo, Piero della Francesca, Rembrant… Esculturas de bronce rescatadas en los mares de Grecia. La serie de tapices del unicornio.

Nooteboom puede hablar con los personajes de Vermeer en «La lección de música interrumpida» (1660-1661) como si los conociera, en su propio idioma porque él es holandés. Puede saber qué han comido o qué están haciendo a través de sus gestos y miradas. Decía que era como ir a visitar una galería cultural de antepasados.

vermeer

Puede intuir lo que está a punto de pasar en la comitiva de seis ciegos y las consecuencias del tropiezo de uno de ellos en el cuadro «La parábola de los ciegos» de Brueguel y cómo la naturaleza voluptuosa e impasible ignora este hecho.

ciegos

El misterio y el simbolismo de De Chirico en «El hijo pródigo» El padre rígido y fantasmal, el hijo sin ojos, prepotente, dispuesto a hacerle bailar. Aquí la magia anula las leyes.

hijo prodigo

Y Hooper, inventando su propia luz, una luz inexistente en la naturaleza, que es lo que él piensa del mundo, su manera de verlo, en ese «Sol de la mañana» de sombras y reflejos imposibles.

hopper

Es un libro regalo por la belleza y profundidad de lo que muestra y comenta, pero sobre todo por todo lo que sugiere, por su personal manera de hacer entender el arte: «Como obras que fueron engendradas para ser leídas por ojos aún no nacidos».  

NADANDO EN LA MEMORIA

Nunca había visto tantas perdices juntas dentro de una casa, y no sólo pájaros, también nidos, huevos, plumas. Era la víspera de la Fira de la Perdiu de Vilanova de Meià y Gaspar Burón se encargaba de toda la ornamentación del pueblo. En su casa empezaba La Fira, y  pájaros de yeso, de papel, de cartón esperaban quietos, obedientes a que les fuera asignado un acomodo en las plazas y calles del pueblo.

Él es un artista que trabaja así, se sumerge en lo que hace, se da a ello hasta fundirse en su obra y su obra forma parte de él, por eso los materiales que utiliza son materiales vividos, encontrados en el bosque, creados por las llamas del fuego que arde en la chimenea de su casa, embalajes, cartones de la vida diaria transformados por su alquimia interna.

Este fin de semana participó en una exposición colectiva en Barcelona, en un lugar muy suyo, en su Atanor, su taller de trabajo. Su obra impacta nada más verla al entrar. Ocupa toda una pared.

Es inquietante y uno no sabe por qué, no es por lo grande, está formada por figuras relativamente pequeñas. No son los colores azules, marrones y blancos, porque son suaves y combinan bien entre sí. No es por el material utilizado de  envoltorios cotidianos que son tan armónicos que hacen que su origen pase desapercibido.

gaspar-1

Cuando explica su significado se entiende: Es el Alzehimer.

Como profesional sé que esa enfermedad es una degeneración neuronal debida a depósitos de amiloide en el cerebro que destruye las sinapsis y hace que las neuronas no se comuniquen entre sí, como hija de alguien que la padece sé que es como si la información nadara a la deriva en el cerebro hasta acabar naufragando. Los demás síntomas todos los conocemos. Sí, Ese cuadro es el Alzehimer.

Gaspar Burón nada en esas aguas para sobre vivir a la desintegración, al olvido de las personas amadas  cuando la vejez las transforma en seres sin pasado, sin casi presente, con una realidad futura inexorable, aunque liberadora.

gaspar3

Cuando todo ha pasado los trazos dejan una estructura que es capaz de resucitar la vida. Son los recuerdos que ellos imprimen en nuestra memoria.

Aún conmovida, me giro y veo entre sus demás obras una foto extraña. Son las marcas que deja en la pared el polvo, las palabras que han sido dichas, lo que se ha vivido. Es la huella que queda cuando lo que nos acompaña se va.

gaspar4

Porque nada desaparece para siempre.

 

CONOCIENDO A LLUÏSA VIDAL. PINTORA

No lo puedo evitar. Cada vez que entro en una exposición de cuadros de un autor que me interesa me siento como si me invitaran a una fiesta de gente importante que conozco solo a través de los medios de comunicación, pero a los que nunca he visto. La situación me desborda. Miro a un lado y a otro, intento ir por orden, leo los rótulos de presentación, pero siempre hay algo que me llama la atención y me distrae, que me hace ir de acá para allá. Para no volverme loca siempre me recuerdo a mi misma que tengo que aprender a mirar, a conocer, a hablar tan solo con los personajes que me llamen mucho la atención, con los cuadros que se presenten a mi y no al revés..

Conocía a Lluïsa Vidal (1876-1918) muy someramente, sabía que era una pintora modernista de la burguesía catalana que pertenecía a una familia acomodada de doce hermanos, nueve niñas y tres varones, y que  una de sus hermanas fue la primera esposa de Pau Casals, que fue una mujer pionera en su tiempo al dedicarse profesionalmente a la pintura y que había estudiado en París, también que había retratado a la tía abuela paterna de un amigo y que el cuadro estaba ahora en la exposición que se presentaba en el MNAC.

Cuando vi en la calle el cartel del autorretrato de Lluïsa Vidal colgando de un poste informativo del ayuntamiento, enseguida pensé que la tenía que ver en persona. Me llamó la atención su manera de mirarme desde el cuadro, como  se nota que prioriza la forma de ver a quien tiene delante antes que la reproducción de si misma, como capta el momento de la creación, cuando su mirada estudia el alma y las formas del modelo antes de pintarlo. Eso es algo muy difícil de hacer.

Fui al  MNAC de Barcelona y allí estaba ella en su retrato. Me sorprendió su pequeño tamaño, y que dicho cuadro se encontrara  a la entrada de la exposición, mejor dicho, fuera y justo antes de entrar. Claro, pensé, quiere estar segura de quienes son los que acceden a su mundo, que nos presentemos, quiere pintarnos, que seamos nosotros los cuadros.

 

Me presento, dejo que me estudie y sigo deambulando por las salas, sin saber bien a quien saludar y a quien no. Entonces veo a una de sus hermanas, a Marta.

marta_vidal_germana_de_la_pintora

Elegante, mundana, con la boca entreabierta y una sonrisa de seguridad, está sentada en una silla con la espalda bien recta. Orgullosa, me dice que su retrato recibió el tercer premio en la VI exposición de arte internacional de Barcelona en 1914. Me despido de ella con prisas, me llaman desde la pared opuesta.

800px-francisca_vidal_1909Es Francisca, otra de sus hermanas. No me mira, está absorta en su música, en su atril y en su instrumento. También está sentada en una silla, mirando al lado contrario de Marta, no está tan recta y no tiene los pies apoyados en el suelo. Es etérea y está muy blanca, es casi una representación fantasmal, como si no perteneciera a este mundo.

Sigo saludando a sus invitados, a su sobrino, a una mujer pintada al oleo en tonos grises a modo de «Grisalla».

En la sala del fondo oigo que me llaman. ¡Casi se me olvidaba! Es Agnès Armengol de Badia, la poetisa, la tía abuela del padre de Narcís. Le doy recuerdos de su familia, le pregunto cómo se encuentra, aunque a la vista está que muy bien. Me da las gracias, pero me dice que no hacía falta que le transmitiera los saludos de sus allegados, que ya habían venido ellos a verla.

tia

Voy a la salida. No me quiero ir sin antes despedirme de Lluïsa y de agradecerle su pintura, pero no puedo, un circulo de personas curiosas la rodean con cara de interés. Qué ingenuos, pienso. No saben que es ella la única que nos está mirando de verdad.

 

EL LIBRO ROJO DE C.G.JUNG

Conocía su existencia desde hacía tiempo, pero fue al tenerlo entre las manos (un facsímil traducido al castellano) cuando quedé atrapada por él. No se parece a ningún otro libro moderno, es más bien un códice medieval, un Beato, por su contenido y por sus proporciones.

Es un manuscrito único, escrito con letras góticas en alemán por la mano de C.G.Jung (1875-1961)  y contiene imágenes simbólicas y dibujos místicos ideados y coloreados por él.

Jung lo escribió entre 1914-1930 después de la ruptura definitiva con Sigmund Freud. En él está contenida toda su filosofía y el núcleo de sus obras posteriores. El manuscrito permaneció guardado en un banco suizo hasta 2009 año en el que sus herederos permitieron su difusión. 

 

El libro fue el producto de una técnica de autoconocimiento que él ideó. Una confrontación voluntaria con el inconsciente que denominó “imaginación activa”. Encontró un conocimiento oculto en el estado de semi- vigilia, en el periodo que antecede al sueño . Las fantasías que se le presentaban las iba escribiendo en libros más pequeños (los libros negros) hasta que eran añadidas junto con los dibujos de las imágenes que se le aparecían al libro rojo. Siempre lo hacía por la noche “que es cuando la libido se recoge y mira hacia dentro”.

En ese estado crepuscular (de duerme vela) Jung veía serpientes negras, enroscadas, erectas, coronadas. También a Filemón que representaba la sabiduría absoluta y el  poder supremo, y a Salomé (el ánima).

Decía que existe un conocimiento que tenemos programado en el inconsciente que nos permite ver imágenes que no pertenecen a nuestra experiencia y que ese es el camino iniciático de los sueños.

jung_-7

Lo dio por concluido cuando descubrió la alquimia según sus propias palabras, como explica en su epílogo, que al igual que su libro acaba en una frase confusa que parece sin terminar.

jung2

El epílogo es la única parte del libro que está escrita en caligrafía actual. Dice así:

1959.

He trabajado en este libro durante 16 años. En 1930 el conocimiento de la alquimia me apartó de él. El comienzo del fin sucedió en 1928 cuando Richard Wilhelm me envió el texto «La «Flor de Oro«, un tratado de alquimia. Entonces  el contenido de este libro halló el camino a la realidad y ya no pude seguir trabajando en él. Al observador superficial le parecerá una locura. De hecho se hubiera convertido en una locura si yo no hubiera podido captar la avasalladora fuerza de las experiencias originarias. Con la ayuda de la alquimia pude finalmente ordenarlas en un todo. Siempre supe que aquellas experiencias contenían algo precioso y, por eso, no supe hacer nada mejor que ponerlas por escrito en un libro «precioso», es decir, valioso, y pintar las imágenes que surgían al revivirlas tan bien como fuera posible. Sé cuán espantosamente inadecuada fue esta empresa, pero a pesar del mucho trabajo y distracciones permanecí fiel a ella, aun cuando otra / posibilidad nunca…

el-libro

El libro manuscrito original está encuadernado en cuero rojo. Consta de 205 páginas y 81 ilustraciones y tiene unas medidas de: 40 cm x 30 cm.

Desde su publicación muchos autores están intentando descifrarlo. Destaca: «El libro rojo de Jung: claves para la comprensión de una obra inexplicable» de Bernardo Nante.

Cada día antes de irme a dormir lo miro un rato. No lo entiendo, pero no me importa, espero que inspire y guíe mis sueños.

jung4

 

ESCRITORES RECÓNDITOS

¡El libro!

Pertenezco al grupo de escritores recónditos desde principios de este año. Ayer en el Ateneo de Barcelona se presentó el libro que recoge los textos de los autores que hemos sido presentados en el blog  de Miquel Cartisano y Francesc Cornadó hasta junio de 2016: http://escritoresreconditosmistral.blogspot.com.es/

Son narraciones, cuentos, poesías… Sesenta y tres expresiones de la creatividad  de autores que somos re-cónditos, pero no con-réditos (permitidme el juego de palabras).

El libro ha sido editado por Parnass Edicions y patrocinado por El Laberinto de Ariadna. 

Nos llamamos recónditos porque casi todos permanecemos ocultos a la mirada indiscreta de los medios y aunque todos tenemos obra publicada nuestro principal deseo es escribir más que publicar.

Para nosotros la literatura es el arte de la palabra, de la expresión verbal, de la imaginación y del sentimiento.

También, cómo no, perseguimos el privilegio de ser leídos, de poder transmitir nuestra manera de ver el mundo por cuantos más mejor, pero eso no es lo más importante.            

Lo importante en este caso es participar.

 recon
libro

Y la ilusión que hace…

sala-llena

Y aunque hay mucha buena literatura en la sombra…

La sala estaba a rebosar.