La muerte de Rilke

 

No se me ocurre mejor muerte para un poeta, si es que hay muertes buenas, que la producida por pincharse con la espina de una rosa.

Rilke estaba haciendo un ramo de flores para ofrecérselo a una amiga que venía a visitarle. La herida se infectó y le acabó produciendo una septicemia. Después de su muerte se descubrió que tenía leucemia . 

Rilke nació en Praga en 1875 y murió en Suiza en 1926. Entre su obra literaria destaca: “Ofrenda a Los Lares” (1895), “El Libro De Las Horas” (1905), “Réquiem” (1909), «Elegías a Dunio» (1923), “Sonetos a Orfeo” (1923) y “Cartas a Un Joven Poeta” escritas entre 1903 y 1906, pero publicadas más de veinte años después de su muerte.

Siempre tuvo una salud delicada. En el año 1923 se trasladó a París pensando que el cambio de aires le ayudaría, pero al empeorar se trasladó a un sanatorio en Val-Mont  (Suiza) en donde murió. 

rilke-in-moscow-1928

Rilke en Moscú. Leonid O. Pasternak (1928)

En su obra literaria  la muerte, la de los demás y la suya propia, siempre ocupó un lugar central:

Finalmente ya no nos necesitan, los que partieron
temprano, uno se desteta dulcemente de lo terrestre,
como uno se emancipa con ternura de los senos de la madre.
Pero nosotros, que necesitamos tan grandes secretos,
nosotros que tan frecuentemente obtenemos del duelo
progresos dichosos, ¿podríamos existir sin ellos?

Rilke, Elegías de Dunio (“Primera elegía”)

 

«He ahí la muerte, un residuo azulado en una taza sin plato».       

Del poema La muerte         

A pesar de su enfermedad, escribió numerosos poemas entre los años 1923 y 1926, entre los que destacan «Gong» y «Mausoleo», además de una extensa obra lírica en francés. Durante estos años tuvo una relación con la artista Baladine (Elisabeth Spiro), cuyo hijo llegó a ser con los años el conocido pintor Balthus.

Murió el 29 de diciembre de 1926 en el sanatorio suizo de Val-Mont, y fue sepultado el 2 de enero de 1927 en el cementerio de Raron (localidad del Valais). Él mismo escribió su epitafio:

Rosa, oh contradicción pura, deleite
de no ser sueño de nadie bajo tantos
párpados.

 

rilke3

Tumba de Rainer M. Rilke en el cementerio de Raron Suiza

10 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s