Mes: julio 2018

Números redondos

Hoy es mi cumpleaños. Desde hace tiempo cada miércoles publico una entrada en este blog, pero este miércoles no es uno de tantos, hoy coincide con mi aniversario. Cumplo uno de esos números redondos que fastidian, pero que en el fondo no están mal, y me hacía ilusión celebrarlo aquí, hacerme una autominifiestanosorpresa y regalar, regalarme cosas que me gustan, cosas sin importancia, pero que alegran los días. Hay muchas, pero como el título va de números voy a poner seis.

Las parras que dan sombra, fruta, vino y que además son mis tocayas.

IMG_4310_sRGB

Los animales que veo cuando no me espero y que siempre me hacen gritar de emoción.

IMG_2419

El color naranja que es el de mi reloj y hace que odie los relojes un poco menos.

IMG_1886

Los campos de lavanda que siempre florecen en julio, entre mi santo y mi cumpleaños.

IMG_6950_sRGB

Las manos en las pinturas flamencas. Y las mías que no se corresponden con mi edad, a la vista de cualquiera podrían parecer demasiado viejas, quizás no muy hermosas, pero que han vivido intensamente, han amado, han trabajado, han pintado y han escrito.

FullSizeRender (66)

Y una frase de Maurice Chevalier que me encanta: 

maurice

“La vejez no es tan mala si tenemos en cuenta la alternativa”.

 

 

 

El espíritu del ave fénix

“El hombre que se levanta es aún más fuerte que el no ha caído” (Viktor Frankl)
El fénix es un ave fabulosa, semejante a un águila, que según los antiguos era única en su especie, que cada quinientos años perecía quemándose y renacía de sus propias cenizas más fuerte y más hermosa.
Según el mito poseía varios dones extraños como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas, una fuerza sobrenatural, control sobre el fuego y una gran resistencia física. También representaba la delicadeza ya que vivía solo del rocío sin lastimar a ninguna criatura viviente para alimentarse.

fenix

Para Jung era uno de los arquetipos más poderosos porque en su fuego se contenía tanto la creación como la destrucción, la vida y la muerte.

Su leyenda aparece en casi todas las culturas: En China como Feng, en el antiguo Egipto como Benú, en México como Quetzacoal. En la China cuentan que existe un ave que al alcanzar 500 años de vida se inmola, en vísperas de la primavera, en un altar,  siendo ella misma la que enciende el fuego. Al día siguiente, entre las cenizas, aparece una larva que luego se transforma en un pequeño pájaro y todo vuelve a comenzar.

fenix2

En nuestra cultura el Fénix es un símbolo alquímico por excelencia. Herodoto ya hablaba de él, Dante lo mencionaba en el canto XXIV de la Divina Comedia, Quevedo compuso un soneto satírico acerca de su leyenda:

Ave del yermo que sola
haces la pájara vida,
a quien, una, libró Dios
de las malas compañías,
que ni habladores te cansan,
ni pesados te visitan,
ni entremetidos te hallan,
ni embestidores te atisban;
tú, a quien ha dado la Aurora
una celda y una ermita,
y sólo saben tu nido
las coplas y las mentiras…

Paul Eluard le dedicó una de sus más bellas poesías en su antología “Últimos poemas de amor”:

“El Ave Fénix”

Soy el último en tu camino
la última primavera y última nieve
la última lucha para no morir.

Y henos aquí más abajo y más arriba que nunca.

De todo hay en nuestra hoguera
Piñas de pino y sarmientos
Y flores más fuertes que el agua

Hay barro y rocío

La llama bajo nuestro pie la llama nos corona
A nuestros pies insectos pájaros hombres
Van a escaparse

Los que vuelan van a posarse.

El cielo está claro la tierra en sombra
Pero el humo sube al cielo
El cielo ha perdido su fuego.

La llama quedó en la tierra.

La llama es el nimbo del corazón
Y todas las ramas de la sangre
Canta nuestro mismo aire

Disipa la niebla de nuestro invierno

Hórrida y nocturna se encendió la pena
Floreció la ceniza en gozo y hermosura
Volvemos la espalda al ocaso

Todo es color de aurora.

 

Hay personas que poseen el espíritu del Ave Fénix. Víktor Frankl fue un neuropsiquiatra austríaco y  el fundador de la logoterapia. Sobrevivió tras permanecer más de tres años en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. A partir de esa experiencia escribió el libro: El hombre en busca de sentido, en donde reconoce que, pese a todo, la vida es digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles.

“Una experiencia traumática siempre es negativa, sin embargo, lo que suceda a partir de ella depende de cada persona”.

 

fenix3

 

 

Una cierta oscuridad

Una mañana del año 1911, en París, un hombre con bata blanca entró en el museo del Louvre y robó la Gioconda sin que nadie se diera cuenta de ello hasta el día siguiente.

La noticia se propagó por todo el mundo y el espacio vacío que había dejado el cuadro se convirtió en un punto de peregrinaje al que acudieron muchos curiosos para verlo y también artistas como Picasso, Apollinaire (a los cuales incluso se les llegó a acusar de haber sido los autores), Kafka …

 

gio2

“Una cierta oscuridad” es el nombre de una exposición que se muestra ahora en CaixaForum de Barcelona y que parte de la base de lo que sugiere este hecho.

El caso es que no pensaba verla, yo iba a ver otra exposición sobre el antiguo Egipto: “Faraón”. Me gustó, sí, muchos medios, piezas interesantes, mucha gente, pero no me aportó demasiado. Cuando ya estaba a punto de abandonar el museo descubrí otra sala, la de la foto del vacío que dejó la Gioconda y entré sin pensar, como siguiendo la música del flautista de Hamelin.

En esta muestra se valora lo que no se ve, la ocultación, la mirada y la no mirada. Es una crítica a la sobrevaloración de lo visual que tan importante es en nuestros tiempos.

“Si no lo veo no lo creo, si lo veo ya no tengo porqué plantearme nada”.

Son juegos con el ver y el no ver, con la ausencia y la presencia. Como uno de los poemas visuales de Joan Brossa, sin palabras y con tan solo un estuche vacío de compases para homenajear a Leonardo Da Vinci.

Como una poesía de Pedro Salinas

¡Qué paseo de noche
con tu ausencia a mi lado!
Me acompaña el sentir
que no vienes conmigo…

Es el recuerdo de una huelga de 2012. La que hizo Ira Lombardía (artista e  influencer) al eliminar de su web todas las imágenes visuales para defender la ecología de la imagen y no contribuir a la bulímia icónica. Una pausa de la mirada y a la vez un acto de rebeldía y resistencia.

 

 

Iraida Lombardía - I'm on strike (2012)

Por cierto la Gioconda antes del robo era un cuadro más de Leonard Da Vinci, lo que contribuyó a su fama, a que fuera uno de los cuadros más famosos del mundo, fue su desaparición y todas las reproducciones que se hicieron durante esos años.

IMG_2929

Esta es una de las fotos que cierra la exposición. Es de Martin Parr.

Da que pensar. A veces lo que tenemos delante de los ojos no nos deja apreciar lo que de verdad queremos ver.

 

 

Tiene que ser aquí. Maggie O’Farrell

Una famosa actriz de cine, Claudette Wells, desaparece en el cenit de su carrera con su hijo y se retira a una granja aislada en Irlanda. Allí conoce a un amerciacano, Daniel Sullivan, que viaja con las cenizas de su abuelo.

Esta es la historia de su relación, de sus familias de como buscar un lugar en el mundo, de secretos, de culpas y abandonos.

Al principio  me costó, demasiada gente, demasiados cambios de fechas, de escenarios, pero pronto, muy pronto entré en ellos y ya no los dejé.

La manera de narrar de Maggie O’Farrell sorprende, hay varias voces, una en primera persona cuando habla Daniel y un narrador en tercera persona que casi es un cámara porque te pasea por los escenarios con un preciosismo y un amor por los detalles que hace que no quieras salir de ahí:

“Lo llevaron a una sala del tamaño de una cancha de baloncesto, con ventanas en tres paredes, alfombras gruesas, de esas en las que uno se hunde hasta los tobillos, sillones de lineas rectas, dispuestos para contemplar la calima de la ciudad, una pared entera de libros, del suelo al techo. Una puerta corredera estaba abierta, lo justo para entrar o salir por ella a una piscina impecablemente lisa, tan quieta como el mercurio”.

maggie2

Maggie O’ Farrell describe las emociones desde los sentidos como cuando Maeve, la cuñada de Claudette ve por primera vez a su hija adoptada :

“Maeve la mira. La mira y la sigue mirando. Si fuera líquida, se la bebería; si fuera gaseosa , la respiraría; si fuera píldora, se la tomaría, si un plato la lamería hasta la última migaja”.

Como lo que es conducir por Los Ángeles:

“No quería meterse con ese armatoste de vehículo en el tráfico de Los Ángeles, lento como la melaza, por las autopistas de doce carriles, agarrarse al volante y seguir las instrucciones que le daba la voz robótica del coche, cual Ariadna electrónica…”

En esta pequeña entrevista ella misma nos explica su novela:

 

Es una novela que te adentra en el mundo de las relaciones familiares  de una manera sutil y sin artificios. Me encantó una frase que parece muy simple, casi una obviedad. Quien ha tenido hijos seguro que reconocerá enseguida su profundidad y lo que cambia la intimidad de las parejas.

¿Saben qué es lo curioso de tener hijos de más de diez años? Que no se van a la cama.