Una cierta oscuridad

Una mañana del año 1911, en París, un hombre con bata blanca entró en el museo del Louvre y robó la Gioconda sin que nadie se diera cuenta de ello hasta el día siguiente.

La noticia se propagó por todo el mundo y el espacio vacío que había dejado el cuadro se convirtió en un punto de peregrinaje al que acudieron muchos curiosos para verlo y también artistas como Picasso, Apollinaire (a los cuales incluso se les llegó a acusar de haber sido los autores), Kafka …

 

gio2

“Una cierta oscuridad” es el nombre de una exposición que se muestra ahora en CaixaForum de Barcelona y que parte de la base de lo que sugiere este hecho.

El caso es que no pensaba verla, yo iba a ver otra exposición sobre el antiguo Egipto: “Faraón”. Me gustó, sí, muchos medios, piezas interesantes, mucha gente, pero no me aportó demasiado. Cuando ya estaba a punto de abandonar el museo descubrí otra sala, la de la foto del vacío que dejó la Gioconda y entré sin pensar, como siguiendo la música del flautista de Hamelin.

En esta muestra se valora lo que no se ve, la ocultación, la mirada y la no mirada. Es una crítica a la sobrevaloración de lo visual que tan importante es en nuestros tiempos.

“Si no lo veo no lo creo, si lo veo ya no tengo porqué plantearme nada”.

Son juegos con el ver y el no ver, con la ausencia y la presencia. Como uno de los poemas visuales de Joan Brossa, sin palabras y con tan solo un estuche vacío de compases para homenajear a Leonardo Da Vinci.

Como una poesía de Pedro Salinas

¡Qué paseo de noche
con tu ausencia a mi lado!
Me acompaña el sentir
que no vienes conmigo…

Es el recuerdo de una huelga de 2012. La que hizo Ira Lombardía (artista e  influencer) al eliminar de su web todas las imágenes visuales para defender la ecología de la imagen y no contribuir a la bulímia icónica. Una pausa de la mirada y a la vez un acto de rebeldía y resistencia.

 

 

Iraida Lombardía - I'm on strike (2012)

Por cierto la Gioconda antes del robo era un cuadro más de Leonard Da Vinci, lo que contribuyó a su fama, a que fuera uno de los cuadros más famosos del mundo, fue su desaparición y todas las reproducciones que se hicieron durante esos años.

IMG_2929

Esta es una de las fotos que cierra la exposición. Es de Martin Parr.

Da que pensar. A veces lo que tenemos delante de los ojos no nos deja apreciar lo que de verdad queremos ver.

 

 

Anuncios

12 comentarios

  1. Me parece muy interesante el tema de su entrada porque siempre me ha atraído, sobre todo dentro del arte, en el contexto “creador-consumidor”. Particularmente prefiero más la sugerencia, lo no totalmente desvelado, lo aparentemente inacabado, que lo excesivamente explícito o cerrado. Lo veo más fecundo, interpela al que se acerca y permite un “diálogo”. Por ejemplo, la foto de cabecera de su “post” puede suponer una fuente de propuestas.
    Enhorabuena por el conjunto de su blog.

    Me gusta

  2. Una historia, esta del robo de la Gioconda, que da que pensar; especialmente el hecho de que se hubiera sospechado de la participación de Apollinaire y Pablo Picasso en el mismo. También me ha parecido curioso que las personas prefieran almacenar fotos en sus teléfonos, antes que disfrutar de la experiencia al 100%. Saludos y gran entrada!

    Me gusta

  3. Lo robó Vincenzo Perugia, una carpintero que trabajó en en Louvre, Lo curioso del tema es que se lo ofreció a los Uffici, diciendo que era pobre y que solo esperaba una remuneración, Pero cuando iba a salir con el cuadro del Hotel ya en Florencia, el encargado llamó a la policía porque creía que se llevaba un cuadro del Hotel, y fue apresado. No sabemos si no hubiera sido por esa inoportuna intervención del conserje si el cuadro no hubiera seguido perdido.
    No he logrado aún acercarme para apreciar el cuadro siempre hay un barullo imposible, solo lo tengo visto en imágenes, no obstante gracias a eso, los demás cuadros de esa sala Veronés, Tiziano… están solos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Una de las entradas que más me ha gustado. Me interesa muchísimo el tema y el poema se me va a quedar grabado.
    Felicidades.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Le gusta a 1 persona

  5. También yo he disfrutado mucho de esta entrada, de tu reflexión, y sobre todo me he sentido tocada con lo de la falta de imágenes, Habiendo sido una pintora que vivió del arte por mucho tiempo, nadie me perdona haber dejado ese mundo y pasar a la palabra. Por eso en mis blogs siempre me aprieta la necesidad de que haya una imagen. Cuando en realidad, en mi vida actual, trato de prescindir de ellas,¡casi como una calvinista me pongo jodida! Solo respeto las imágenes en los sueños.
    En fin, sería lindo charlar más sobre este tema.
    Quizá algún día.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s