Lo roto. Kintsugi

“Hay una grieta en todo, así es como entra la luz”. Leonard Cohen.

El Kintsugi es el arte de rescatar piezas rotas de porcelana con laca y oro puro. Es una técnica centenaria del Japón que repara los recipientes rotos convirtiéndolos en objetos aún más valiosos de lo que eran antes de romperse.

La tradición cuenta que se inició hace muchos años cuando los soldados japoneses volvían de las batallas exhibiendo orgullosos sus cicatrices, eso significaba que habían peleado y habían sobrevivido.

En Japón la porcelana no se tira, se arregla con oro, porque es más valioso un objeto que ha sufrido que uno que no.

 

kint3

Es la exaltación de lo usado, de lo vivido.

Kintsugi-2

 

Es conservar y valorar lo que nos acompaña.

 

kint

Es una filosofía de vida, una manera de ver el mundo.

Es un poema de Piedad Bonnett:

No hay cicatriz, por brutal que parezca,
que no encierre belleza.
Una historia puntual se cuenta en ella,
algún dolor. Pero también su fin.
Las cicatrices, pues, son las costuras
de la memoria,
un remate imperfecto que nos sana
dañándonos. La forma
que el tiempo encuentra
de que nunca olvidemos las heridas.

                                                                                               De Explicaciones no pedidas, 2011

 

13 comentarios

  1. En otro tiempo a la porcelana se la llamó “oro blanco”, es justo y adecuado que si hay que repararla se haga con oro auténtico. La sabiduría japonesa es certera e ilimitada.

    Me gusta

  2. Piedad Bonnett: es Colombiana, como Doris Salcedo, que realizó “la grieta” en el moma en el 2007, toda Colombia usa ese eufemismo. El poema tiene que referirse a esa grieta.
    ¡Chapeau, Carme!
    Kissss y Kisssss

    Me gusta

  3. Nos cuesta aceptar las heridas, sobretodo cuando son profundas. Encontrar la belleza es encontrar la oportunidad, es atender algo que quizá desatendimos, algo que olvidamos. Quizá la belleza está en valorar lo que ahora tenemos y no pasar de puntillas por la herida, reconocerla sin recrearte y amarla para sanarla. Todos tenemos costuras.

    Me gusta

  4. Me encanta el concepto y, desde luego, el resultado. Totalmente de acuerdo en que las cicatrices nos hacen personas más valiosas.
    Precioso.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s