Henri Rousseau y Jean Jacques Rousseau. Mano a mano

Un paseo con Jean Jacques  (1712-1778), el escritor y filósofo; y con Henri (1844-1910) el pintor. Ambos enamorados de la naturaleza y de la libertad.

ROU4

Los flamencos (H. Rousseau)

” Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza”. J.J. Jacques Rousseau.

Reproducción Para celebrar el bebé 51274

Para celebrar el bebé (H. Rousseau)

 “La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna”. (J.J. Rousseau)

Cuadro famoso Vista de Malakoff 51245

Vista de Malakoff (H. Rousseau).

Las ciudades son el abismo de la especie humana. (J.J. Rousseau)

Le Charme by Henri Rousseau, 1909

El encanto (Henri Rousseau)

Si quitáis de los corazones el amor a lo bello, quitareis todo el encanto de vivir. ((J.J. Rousseau)

Resultado de imagen de rousseau pintor

La selva y el hombre (H. Rousseau)

“El hombre es bueno por naturaleza es la sociedad quien lo corrompe” (J.J. Rousseau)

Resultado de imagen de mujer paseando en bosque exótico rousseau

Mujer paseando en bosque exótico (H.Rousseau)

“Ser adulto es estar solo”. (J.J. Rousseau)

Resultado de imagen de boy on the rocks rousseau

Niño en las rocas (H. Rousseau)

La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras. (J.J. Rousseau).

Resultado de imagen de obras maestras de henri rousseau

El sueño (H. Rousseau)

“Renunciar a nuestra libertad es renunciar a nuestra calidad de hombres, y con esto a todos los deberes de la humanidad”. (J.J. Rousseau).

 

Henri, un pintor, aduanero de oficio, que no vendió su primer cuadro hasta los 62 años. Reproducía paisajes exóticos aunque nunca había viajado y que pintaba como un niño. Se le considera uno de los máximos exponentes  de la pintura Naif.

Jean Jacques, un filósofo, escritor, pedagogo, naturalista que creía en la bondad del ser humano y en la importancia de educar a los niños con naturalidad sin considerarlos pequeños adultos.

Guillaume Apollinaire escribió un poema para el pintor en una servilleta durante una cena:

¿Recuerdas Rosseau, el paisaje azteca,
las selvas donde crecen los bananos y los mangos,
los simios derramando la sangre de las sandías,
y el rubio emperador muerto allá abajo?
J. J. Rousseau decía en “Las confesiones”:
“El andar tiene para mi algo que me anima y aviva mis ideas; cuando estoy quieto apenas puedo discurrir: es preciso que mi cuerpo esté en movimiento para que se mueva mi espíritu. La vida del campo, la sucesión de espectáculos agradables…”

 

La encantadora de serpientes, óleo sobre lienzo, 1907.

Si los dos hubieran coincidido en el tiempo seguro que se habrían entendido muy bien.

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s