“El paraíso es una isla, el infierno también. Atlas de Islas Remotas

“Cincuenta islas en las que nunca estuve y a las que nunca iré”.

Así describe el libro su autora. Judith Schalansky (Greifswald, antigua RDA, 1980).

Más que un libro, es un atlas, pero no a modo de manual geográfico sino de proyecto poético.

Cuando Judith era pequeña era una apasionada de los atlas, de los nombres de las ciudades, del dibujo de pequeñísimos archipiélagos en medio de los océanos, quizás porque nunca había viajado y esa era una manera de hacerlo.

Enseguida le llamaron la atención las islas, sobre todo aquellas que casi ni aparecían en los mapas:

“Una isla es un pequeño continente y los continentes son islas muy grandes”.

Todas las descripciones, que a penas ocupan una página, son interesantes, no solo por el tamaño de la isla, o por el número de habitantes que viven en ellas, algunas han tenido historias dramáticas o han querido ser el escenario de una utopía.

Tristán de Acuña (Océano Atlántico, Reino Unido) 104 Km2. 264 habitantes.  Donde en el siglo XIX siete familias vivieron en concordia microcomunista bajo el sistema patriarcal de William Glass.

is tristan

Floreana (O. Pacífico. Islas Galápagos. Ecuador) 173km2. 100 habitantes. Fue fundada por el doctor Ritter, un dentista berlinés en 1929 hastiado de la vida convencional que allí renunció a todas las cosas superfluas del mundo, incluso la vestimenta, pero con el tiempo fue llegando gente a la isla, entre ellos una baronesa austriaca junto con dos de sus amantes. La historia acabó mal, ella y uno de los hombres desaparecieron sin dejar rastro, el doctor Ritter murió tiempo después por una intoxicación alimentaria. 

Is floreana

Tromelin (O. Índico. Francia) 0.80 km2. 4 habitantes. En 1760 un barco cargado de esclavos naufragó cerca de esa diminuta isla. Algunos supervivientes intentaron huir construyendo precarias balsas con troncos, pero desaparecieron. Quince años después la corbeta “Dauphine” les rescató. Solo habían sobrevivido siete mujeres y un niño.

is tromelin

Pedro I (Antártida) 156 km2. Deshabitada. En donde jamás había conseguido desembarcar nadie, Lars Christensen en 1927 lo intentó, pero fue imposible llegar a tierra por no encontrar ningún lugar resguardado para echar el ancla. Según la autora a finales de los años noventa más personas habían puesto un pie en la luna que en la superficie de esta isla.

is pedro I

Es un buen libro para viajar en estos días de aislamiento. No hay que olvidar el significado de la palabra aislar según el diccionario etimológico:

Una isla es un pedazo de tierra separado del resto por agua. La palabra aislar esta formada por el prefijo ad- (hacia) y la palabra isla. Tiene por significado separar o dejar sólo a alguien o algo… es decir, metafóricamente, “ponerlo en una isla”.

 

6 comentarios

  1. me encanta este libro ! es una maravilla … Lo he tenido dos veces y dos veces lo he regalado. Gracias por recordármelo , Carme

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s