Fotografía

El jardín de mi vida. Gaspar Burón

En el principio fue el Edén, un espacio de belleza, armonía y abundancia en donde nada necesitaba cambiar porque la perfección no admite cambios. Es lo que llamamos felicidad y que nunca dejamos de añorar.

 Pero ¿Y si no lo hubiéramos perdido? ¿Y si lo tuviéramos muy cerca? ¿Y si cada uno de nosotros fuéramos el jardín?

Gaspar Burón en “El jardín de mi vida” nos ofrece su cuerpo como espacio sagrado, como territorio en donde se recrean los sentidos, como campo fértil de cultivo.

En ese jardín él es arquitecto y jardinero. En él planta setos bajos con sus pies, construye piscinas secas con su ombligo, hace crecer césped de su torso, flores de sus pezones, hortalizas de su nariz y de su boca. Allí las orejas se convierten en árboles delicadamente podados, las manos en frondosos arbustos. Allí sus ojos son estanques.

pies 2

Su obra nos permite pasear por escenarios en permanente transformación en donde el paso del tiempo es muy visible, a diferencia del jardín del Edén. En esos lugares la naturaleza es sometida por los hombres y no por los dioses.

Su jardín es un espacio de contemplación, de reflejos en las aguas de la memoria y está abierto al público, porque todos podemos recrearnos en él, pero que tiene secretos, los que nacen de la experiencia y de la sabiduría y que solo son otorgados a la persona que lo construye.

Gaspar Burón nos invita a disfrutar, a compartir el olor de las flores, la sombra de los árboles, la armonía de los setos reflejados en el agua del estanque. A reflexionar sobre nuestro propio jardín y reconocernos como únicos creadores de lo que somos y vivimos.

Así lo decía Fernando Pessoa: “Sigue tu destino, riega tus plantas, ama tus rosas. El resto es la sombra de árboles ajenos”.

 

 

Arbustos

 

 

invitaci—n casa del libro fin 31012018.indd

 

Liu Bolin. El hombre invisible

Liu Bolin (Shandong 1973) es un artista, escultor y fotógrafo chino. Se le conoce como “El hombre invisible” por su serie fotográfica “Escondido en la ciudad” en ella se mimetiza con escenarios urbanos, con obras arquitectónicas, con paisajes. Se convierte en escalera, en una calle de Venecia, en el toro de la Bolsa de Nueva York, en un tractor…

bolin escala

 

bolin venecia

 

bolin bolsa

tractor4

Todo empezó en 2005. Las autoridades chinas demolieron el pueblo artístico en donde él trabajaba: Suo Jia Cun que era considerado la mayor congregación de artistas en Asia. El estudio de Liu fue destruido y él decidió utilizar su arte como protesta silenciosa por la falta de protección del gobierno chino hacia sus artistas. Usó su propio cuerpo pintando sobre él durante horas para desaparecer en un mundo que muchas veces es hostil.

bolin muralla1

“Después de graduarme de la maestría… me sentía como un extra innecesario en el mundo. En ese momento comenzaron a demoler la zona donde estaba mi estudio y quería expresarme con la única forma que lo sabía hacer: con el arte. Mi primera obra fue una protesta”.

bolin drac 2

Bajo su capa de hombre invisible nos recuerda que para el sistema las personas no somos importantes.

¿Quién no se ha sentido alguna vez así?

 

PETER HUJAR. A LA VELOCIDAD DE LA VIDA O EL TIEMPO CONGELADO

Ésta es la primera vez que las fotografías de Peter Hujar (Trenton, 1934-Nueva York, 1987) salen de la Morgan Library & Museum de Nueva York para mostrase al público de una manera itinerante, y lo hacen en la Fundación Maphre de Barcelona.

Es una exposición cuyo recorrido corresponde a los deseos y a la personalidad de su autor porque las fotografías no siguen ningún orden cronológico ni temático, sino que están agrupadas en  “yuxtaposiciones enérgicas”, en asociaciones que reflejan su manera de ver el mundo y sus preocupaciones.

Peter Hujar era un artesano del retrato, no sólo por trabajar a la perfección los contrastes del blanco y negro, como en esta foto en donde congela el tiempo en el juego de una niña blanca en un sillón blanco. Es artesano, también, por revelar e imprimir él mismo todos sus negativos con precisión y esmero de alquimista.

hujar niña

Por poder crear esa atmósfera intima capaz de establecer un triángulo mágico entre personaje, fotógrafo y espectador.

hujar bebe Como en esta foto, en la que podemos notar la ternura en las manos que sostienen al bebé, palpar la rugosidad de su ropita, sentir la emoción, o quizás el frío, al percibir la piel de gallina del pecho de su madre. 

Empieza trabajando como fotógrafo de moda a finales de los años 60 y principios de los 70, pero “eso no era para mi”, según sus propias palabras. Recibe clases magistrales de Richard Avedon quien le ofrece trabajo y colaboración, pero lo no acepta porque una de sus prioridades era la libertad. Se vincula a los movimientos de liberación homosexual de Nueva York y a la contracultura retratando artistas y escritores como Andy Warhol , Susan Sontang o estrellas famosas como la musa transexual Candy Darling.

candy darling

Y lo hace en su lecho de muerte, glamurosa y coqueta, como había sido siempre, pero sin ocultar los elementos que denotan que está en el hospital, porque lo que siempre priorizaba era la verdad. Candy murió días después de un linfoma.

hujar condesa

La de esta marquesa que le acogió en su casa tras su viaje a Italia después de  haber ganado una beca Fulbright. Transmitiendo su aspecto severo, altivo, casi masculino, con la expresión de quien consigue todo cuanto quiere, ayudado por la imagen de su castillo al fondo. 

hujar salto

Y éste es uno de sus autorretratos. Éste es él, con un gesto con el que parece saludar, pero con el resto del cuerpo a punto de salir corriendo.

Peter Hujar murió a los 53 años en Nueva York a causa del Sida . En sus últimas horas pidió a su amigo y ex-amante David Wojnarowict que filmara su muerte con una cámara de super8 y que tomara fotos de 23 partes de su cuerpo una vez hubiera fallecido. Nadie supo nunca el porqué de aquel número.

 

MANEL ARMENGOL. Fotógrafo

 

Conocí su obra en un curso de  la Universidad de Barcelona sobre simbología. Los símbolos son las representaciones universales que nos llegan directamente al espíritu sin necesidad de pasar por el intelecto. Lo que se percibe y se entiende sin más. Un viaje al “Mundus Imaginalis” de Henri Corbin, a la tierra intermedia en donde el espíritu se materializa y la materia se espiritualiza.

En uno de los documentos recomendados en el curso estaba esta fotografía: “Roca iluminada por el agua” de Manel Armengol.

 

aigua-viii

Cada vez que la miro intento describirla, pero no puedo. Sólo siento. Siento como el agua se hace luz, como sublima a la piedra y la hace etérea, espiritual. Como la libera de su peso convirtiéndola en aire y en luz. .

 

13965575493_43fa857126_z

Otra de las fotografías es “El estanque y la putrefacción”. Según los antiguos alquimistas el medio para empezar la transformación de la vida es la putrefacción. Esta foto es una de la que ilustran el libro “Cuestiones simbólicas” de Raimon Arola. En ella hasta se puede oler el limo del fondo. Recuerda al dibujo  “Tres mundos” de M.C.Escher” en donde también se contemplan los tres planos dotándolo de un efecto tridimensional.

MANEL1

Y aquí otra roca convirtiéndose en nube.

 

Manel Armengol (1949) es uno de los grandes de la fotografía. Empezó haciendo foto-periodismo y se dio a conocer a nivel internacional por el reportaje de la manifestación de las libertades de 1976 en Barcelona.

grises

Fue corresponsal en Estados Unidos, México, Birmania, Perú, Argelia y en China de los años 70.

Un grave accidente a principios de los 80 lo apartó de la  actividad periodística, pero lo acercó a la fotografía onírica, introspectiva y sobre todo a la Naturaleza realizando los siguientes trabajos: El jardí dels guerrers (1987), Voices of water, Memories of Winds (2001), Herbarium (2007) y Terrae (2009).

Más adelante impartió conferencias en la Universidad Central de Barcelona y en la Universidad Autònoma.

En enero de 2016, después de dos años sin poder trabajar se vio obligado a dejar su piso de l’ Eixample de Barcelona, en donde había vivido los últimos veinte años, consiguiendo que el Archivo Nacional de Catalunya asumiera la conservación y custodia de su obra. Un millón y medio de fotografías y más de 500 libros de su biblioteca personal.

SKOGAFOSS

Así nos explica su vida.

 

NADANDO EN LA MEMORIA

Nunca había visto tantas perdices juntas dentro de una casa, y no sólo pájaros, también nidos, huevos, plumas. Era la víspera de la Fira de la Perdiu de Vilanova de Meià y Gaspar Burón se encargaba de toda la ornamentación del pueblo. En su casa empezaba La Fira, y  pájaros de yeso, de papel, de cartón esperaban quietos, obedientes a que les fuera asignado un acomodo en las plazas y calles del pueblo.

Él es un artista que trabaja así, se sumerge en lo que hace, se da a ello hasta fundirse en su obra y su obra forma parte de él, por eso los materiales que utiliza son materiales vividos, encontrados en el bosque, creados por las llamas del fuego que arde en la chimenea de su casa, embalajes, cartones de la vida diaria transformados por su alquimia interna.

Este fin de semana participó en una exposición colectiva en Barcelona, en un lugar muy suyo, en su Atanor, su taller de trabajo. Su obra impacta nada más verla al entrar. Ocupa toda una pared.

Es inquietante y uno no sabe por qué, no es por lo grande, está formada por figuras relativamente pequeñas. No son los colores azules, marrones y blancos, porque son suaves y combinan bien entre sí. No es por el material utilizado de  envoltorios cotidianos que son tan armónicos que hacen que su origen pase desapercibido.

gaspar-1

Cuando explica su significado se entiende: Es el Alzehimer.

Como profesional sé que esa enfermedad es una degeneración neuronal debida a depósitos de amiloide en el cerebro que destruye las sinapsis y hace que las neuronas no se comuniquen entre sí, como hija de alguien que la padece sé que es como si la información nadara a la deriva en el cerebro hasta acabar naufragando. Los demás síntomas todos los conocemos. Sí, Ese cuadro es el Alzehimer.

Gaspar Burón nada en esas aguas para sobre vivir a la desintegración, al olvido de las personas amadas  cuando la vejez las transforma en seres sin pasado, sin casi presente, con una realidad futura inexorable, aunque liberadora.

gaspar3

Cuando todo ha pasado los trazos dejan una estructura que es capaz de resucitar la vida. Son los recuerdos que ellos imprimen en nuestra memoria.

Aún conmovida, me giro y veo entre sus demás obras una foto extraña. Son las marcas que deja en la pared el polvo, las palabras que han sido dichas, lo que se ha vivido. Es la huella que queda cuando lo que nos acompaña se va.

gaspar4

Porque nada desaparece para siempre.

 

ROBERT CLARK. EL FOTÓGRAFO DE LAS AVES Y LAS PLUMAS.

Una perspectiva fascinante sobre algo aparentemente simple: la pluma de un pájaro. Fascinante por su belleza, por ser mecanismos de aislamiento térmico, disfraces de seducción para el apareamiento, estrategias de supervivencia y de adaptación al medio.

En su libro: Feathers. Displays of brilliant plumage (2016), el fotógrafo estadounidense Robert Clark recopila exquisitas imágenes mostrando la belleza de las plumas, explicando su función y su papel en la evolución de las especies, presentándolas como auténticas obras de arte y de ingeniería.

Este premiado fotógrafo del National Geographic vivió desde niño obsesionado por los pájaros, se pasaba horas observando las aves migratorias en su estado natal de Kansas. Fue fotografiandolas durante más de diez años, estudiando su papel y su relevancia  en la evolución según las teorías de Darwin.

 

 

“Pueden parecer un capricho de la naturaleza, pero son las galas que la evolución ha regalado a los pájaros para facilitar el cortejo y el apareamiento”

Cada una de las imágenes del libro va acompañada de un texto que detalla la forma de las plumas, sus colores, su sentido en los rituales de apareamiento y su utilidad para la supervivencia.

La importancia de la alimentación para la coloración roja de algunas aves como los flamencos. La vistosidad multicolor que camufla y hace casi invisibles en la selva a los guacamayos .

Así, también nos enseña como la pluma del búho es una de las más fascinantes del mundo, porque aunque es de color marrón negruzco y no parece nada especial, es estratégicamente perfecta al tener  su borde deshilachado, ya que este le permite amortiguar el sonido cuando se abalanza sobre las presas en el silencio de la noche.

 

plumas-libro

 

Es un libro maravilloso para leer, pero también  para ojearlo como si fueran láminas, para disfrutarlo con ojos de niño, como si viéramos la belleza del mundo por primera vez.

 

LEWIS CARROLL Y LAS PALABRAS MALETA. Adivina la palabra que se forma en la foto.

Encontré la maleta en la calle. Así, tal cual. No pude evitar hacerle una fotografía, ventajas de la cámara del móvil. ¿Quién, por qué, para qué tiraría una maleta-tiesto llena de plantas junto a algunos trastos? No tenía ningún sentido.

Una idea me vino enseguida a la cabeza: Lewis Carroll, el inventor del Nonsense, de las palabras maletín.

Crear palabras nuevas juntando dos o más términos. El mismo lo explicaba así:

“Por ejemplo, toma las palabras “fuming” (fumante) y “furious” (furioso). Prepárate para decir ambas palabras, pero no llegues a fijar por adelantado cuál dirás en primer lugar. Abre la boca y empieza a hablar. Si tus pensamientos se inclinan ligeramente hacia “fuming”, dirás “fumingfurious”. Si se inclinan, aunque sea mínimamente, hacia “furious”, dirás “furiousfuming”. Pero si posees el más raro de los dones, una mente perfectamente equilibrada, dirás “fumious”.

¿Quien se anima a encontrar una palabra para la foto? ¡Venga, si es muy fácil! Si continuamente usamos términos así: Brunch (Breakfast-Lunch), Patata (Papa-Batata), Motel (Motor-Hotel), Smog (Smoke-Fog)…

Para animar empiezo con tres ejemplos recién hechos:

librillon1

Librillón

corachoco

Coralate

espumano

Espumaño

 

carroll

?????????

¡Manta!

Ma-nta. La respuesta es manta: “Capa de cualquier material que sirve para cubrir algo”. Útil para hacer pasar el frío que se siente cuando alguien deja abandonado en la calle a un ser vivo, sí, aunque sea una planta.

SORPRÉNDEME. PHILIPPE HALSMAN. EL FOTÓGRAFO DE LOS SALTOS.

Philippe Halsman (Riga, 1906 – Nueva York, 1979) quedó fascinado por una frase que oyó decir a Diaghilev (fundador de los Ballets Rusos) cuando un joven Jean Cocteau le preguntó que tendría que hacer para poder colaborar con él. Diaghilev le contestó: ¡Sorpréndeme!

He visto sus fotos en Caixaforum de Barcelona, más de trescientas, en las que muestra su primera época en París, sus retratos de personalidades, su delirante colaboración con Dalí y la serie de personajes famosos saltando: Jumpology.

 

Esta última fue la que consiguió impactarme. Pero no tan solo por las fotos. Sí, es muy interesante ver elevarse del suelo a un presidente de los Estados Unidos como si tuviera hilos de marioneta en los brazos, e impulsarse hacia arriba a una duquesa  ligera y segura ante la mirada asustada de su duque, y también sentir el movimiento en el retrato de una conocidísima actriz, el movimiento de su pelo rubio platino y de  los flecos de lentejuelas de su vestido; contrastarlo con su inmovilidad, con sus músculos rígidos y sus puños apretados, se ríe sí, pero cuando supo lo que Halsman pretendía con las fotos, no se volvió a dejar fotografiar así sino con muchas condiciones.

“Cuando pido a alguien que salte, su atención se dirige sobre todo al acto de saltar y así cae su máscara” dijo un día él.

Todo eso, aunque genial, en sí mismo, no fue lo que más me sorprendió. Fue la biografía del autor, el cómo empezó la historia. El entender por qué todo son fotos de saltos hacia arriba En ellos los protagonistas contienen la respiración, se impulsan hacia el cielo y suben. Son segundos, quizás un solo segundo lo que dura, pero les fuerza a concentrarse, a querer subir desatendiendo todo lo demás.

Halsman, era un estudiante de ingeniería de 22 años cuando en 1928 viajó con su familia a los Alpes austriacos para pasar las vacaciones. Un día yendo de paseo con su padre, éste tuvo un accidente y murió al caer por un barranco. Philippe fue acusado, sin ninguna prueba, de asesinato y condenado a diez años de prisión en un país en el que empezaba a despuntar el antisemitismo. Su hermana movilizó a intelectuales para liberarlo y consiguió las firmas de Freud, Thomas Mann y Enstein. Lo liberaron, pero él enfermó de tuberculosis y pidió asilo en Francia en donde probó suerte como fotógrafo. Ahí comienza la historia.

Todo empezó por una fatal caída, por un salto hacia abajo. Quizás eso fue lo que le enseñó a volar a él.

 

salto cgp

 

.

 

 

 

 

 

VIVIAN MAIER. LA NIÑERA FOTÓGRAFA

La historia, en sí misma, ya es excepcional. En 2007, un joven investigador de la historia de Chicago, John Maloof, compra a precio de saldo en una subasta de barrio parte de las pertenencias de una anciana desconocida llamada Vivien Maier. Estaban amontonadas en cajas en un almacén porque la mujer tenía la manía de acumularlo todo: sombreros, zapatos, billetes de autobús…

Lo que Maalof no sospechaba es que entre todos aquellos objetos encontraría una caja con una increíble obra fotográfica, con más de 120.00 negativos, películas caseras y grabaciones que cambiarían la historia de la fotografía.

Vivien Maier nació en Nueva York en  1926 y se trasladó a Chicago en 1956 en donde trabajó de niñera. Cuidaba a los hijos de familias acomodadas y los llevaba a pasear por la ciudad, a los parques, yendo siempre  acompañada  de su cámara. Muchas fotos se quedaron sin revelar porque era algo que pocas veces se podía permitir. Murió en una residencia de ancianos en 2009  sola y sin familia.

Son excepcionales sus fotos de la calle  que la encumbran en la cima de la fotografía de la “América urbana”. La gente salía natural, podía mirarla a los ojos y a penas percibía que era fotografiada gracias a que usaba una cámara Rolleiflex de medio formato.

Son excepcionales las fotografías de ella misma (…y nosotros creemos que el “selfie” es algo nuevo). En ellas experimentaba con su imagen en infinidad de situaciones y lo hacía a través de los espejos y de los cristales de los escaparates callejeros.

Son excepcionales las fotos en dónde entremezcla lineas, reflejos y personas.

En 2013 Jhon Maalof  y Charlie Siskel realizaron la película “Finding Vivian Maier” que fue nominada en 2014 al Oscar al mejor largometraje documental y a los premios BAFTA.

Este es un fragmento de nueve minutos de la película en dónde el mismo Jhon Maalof  nos relata el nacimiento del mito.

 

Hasta el 10 de septiembre de 2016 se puede admirar parte de su obra en la Fundación Colectania de Barcelona. La mayor parte de las fotografías nunca habían sido reveladas, son inéditas incluso para la propia Vivian Maier.