Andy Warhol

Una obra de arte en serie. Las cápsulas de tiempo de Andy Warhol

“Un artista es alguien que produce cosas que las personas no necesitan tener”. 

Fue a partir de 1974, Andy Warhol ( 1928- 1987) empezó a guardar todo aquello con lo que no sabía que hacer en cajas de cartón. Lo hacía en su casa, mientras trabajaba, en su escritorio, en su estudio. Guardaba en ellas  todo lo que le sobraba. Las cajas podían contener cualquier cosa: entradas usadas de cine, recortes de uñas de los pies, páginas de periódicos, obras no vendidas, pizzas a medio comer…

En su autobiografía lo explica así:

Deberías tener una caja cada mes, llenarla de cosas y al final del mes cerrarla. Luego, le escribes la fecha y la envías a Jersey. Deberías tratar de hacerle seguimiento, pero si no puedes y la pierdes de vista, está bien, porque será una cosa menos en la que tendrás que pensar y otra carga que le quitarás a tu mente… Yo comencé utilizando camiones, y piezas raras de mobiliario, pero decidí buscar algo mejor; ahora simplemente lanzo todo en cajas marrones de cartón”.

warh

Así llenó 610 cajas a modo de cápsulas de tiempo, porque cuando las cerraba las enviaba a un almacén para no ser tocadas nunca más. Lo que jamás llegó a saber es que aquella acumulación de objetos sin orden ni concierto se convertiría en una obra de arte en serie en sí misma, y que formaría parte de la colección permanente del Museo Andy Warhol de su ciudad natal de Pittsburgh.

En 1994, siete años después de su muerte, se empezó a catalogar todo el material, ocupó seis volúmenes y se inventariaron más de 10.000 objetos. Una cápsula podía contener a veces hasta unos 200 artículos totalmente heterogéneos: un diario de John Lennon, pelucas de colores, un pie momificado de 2.000 años, un trozo de pastel de cumpleaños de Caroline Kennedy…

warh3

En la exposición del Museo van rotando los contenidos de las cápsulas y en su blog se puede asistir a los momentos de la apertura de algunas de ellas. Un admirador pagó 30.000 dólares para poder abrir una.

Es una muestra que define totalmente a su artista, su manera de pensar, sus miedos, la necesidad compulsiva de la acumulación y su angustia. En el fondo todas las cajas nos hablan de la muerte y de su miedo a desaparecer.

Warhol era un hipocondríaco desde niño. No le gustaban los médicos ni soportaba los hospitales. Por desgracia tuvo que ingresar de urgencia y necesitar un quirófano en 1968 tras ser herido de  bala por una artista amiga Valerie Solanas a la cual había perdido el libreto de una de las obras que le había dejado. Desde entonces retrasó siempre todo lo que pudo la atención médica. Pero en 1987 los terribles dolores que le producían las piedras que tenía en la vesícula le obligaron a volver a pasar por quirófano para extraérsela. La operación fue bien. Él murió al día siguiente de un infarto.

Algunas de las cajas aún siguen cerradas.

“La idea no es vivir para siempre, la idea es crear algo que si lo haga”. A.W.

 

 

La locura y el arte. Yayoi Kusama

Yayoi Kusama (Matsumoto, 1929) es una de las artistas más importantes de Japón. Su trabajo está basado en el arte conceptual, es precursora de los movimientos Pop, minimalismo y arte feminista. Una de sus características son las superficies obsesivamente cubiertas de puntos, la repetición y los patrones que dan a toda su obra un efecto psicodélico. 

yay2

Empezó a crear en la década de los 40 inspirada en el estado catastrófico de Japón después de la guerra con materiales improvisados como los sacos de semillas del negocio de sus padres y pintura común mezclada con arena.

En 1957 se trasladó a vivir a Nueva York en plena efervescencia del expresionismo abstracto influyendo en artistas como Andy Warhol, Claes Oldenburg y George Segal.

En 1966 participó en la 33 Bienal de Venecia con “Narcissus Garden”. La obra consistía en 1.500 bolas de espejo en un lago que reflejaban la cara del espectador y que se podían comprar a dos dólares. El anuncio decía “su narcisismo en venta”.

Imagen relacionada

A lo largo de su carrera ha trabajado con gran variedad de medios: pintura, collage, escultura, arte performance, instalaciones y happenings en donde ella pintaba a participantes desnudos con lunares de colores.

10 cosas que debes de saber sobre Yayoi Kusama  - hotbook-215

”Los puntos son sólidos e infinitos. Son una forma de vida. Sol, luna, estrellas son cientos de millones de puntos. Cada ser humano es también un punto. Los puntos no pueden existir por sí mismos, solo pueden existir cuando se reúnen unos con otros. Admiro completamente su infinitud y estoy profundamente conmovida por la grandiosa presencia del universo, que está lleno de un poder misterioso”.

yay1

”El lunar tiene la forma del sol, que es símbolo de la energía del mundo y de nuestra vida, y tiene también la forma de la luna, que es la quietud. Los lunares no pueden estar solos, como sucede con la vida comunicativa de la gente, dos o tres o más lunares llevan al movimiento. Nuestra tierra es sólo un lunar entre los millones de estrellas del cosmos. Los lunares son un camino al infinito. Cuando borramos la naturaleza y nuestros cuerpos con lunares, nos integramos a la unidad de nuestro entorno. Nos volvemos parte de la eternidad”.

yayoi2

En 1973, Kusama volvió a Japón en donde padeció problemas psicológicos por la descompensación de su trastorno obsesivo. En 1977 se internó voluntariamente en un hospital psiquiátrico en donde decidió quedarse a vivir el resto de sus días.

A sus noventa años continua produciendo obras de arte en diferentes medios y ha publicado varias novelas, poesía y una autobiografía.

yayoi4

”Todos los artistas que son sinceros son psicológicamente conflictivos. Si uno piensa en Munch y Van Gogh, por ejemplo, está clarísimo. Yo no soy una excepción. Ese tipo de artistas, entre los que me incluyo, padecen por la creación artística y sufren tanto psicológica como económicamente”.

 

PETER HUJAR. A LA VELOCIDAD DE LA VIDA O EL TIEMPO CONGELADO

Ésta es la primera vez que las fotografías de Peter Hujar (Trenton, 1934-Nueva York, 1987) salen de la Morgan Library & Museum de Nueva York para mostrase al público de una manera itinerante, y lo hacen en la Fundación Maphre de Barcelona.

Es una exposición cuyo recorrido corresponde a los deseos y a la personalidad de su autor porque las fotografías no siguen ningún orden cronológico ni temático, sino que están agrupadas en  “yuxtaposiciones enérgicas”, en asociaciones que reflejan su manera de ver el mundo y sus preocupaciones.

Peter Hujar era un artesano del retrato, no sólo por trabajar a la perfección los contrastes del blanco y negro, como en esta foto en donde congela el tiempo en el juego de una niña blanca en un sillón blanco. Es artesano, también, por revelar e imprimir él mismo todos sus negativos con precisión y esmero de alquimista.

hujar niña

Por poder crear esa atmósfera intima capaz de establecer un triángulo mágico entre personaje, fotógrafo y espectador.

hujar bebe Como en esta foto, en la que podemos notar la ternura en las manos que sostienen al bebé, palpar la rugosidad de su ropita, sentir la emoción, o quizás el frío, al percibir la piel de gallina del pecho de su madre. 

Empieza trabajando como fotógrafo de moda a finales de los años 60 y principios de los 70, pero “eso no era para mi”, según sus propias palabras. Recibe clases magistrales de Richard Avedon quien le ofrece trabajo y colaboración, pero lo no acepta porque una de sus prioridades era la libertad. Se vincula a los movimientos de liberación homosexual de Nueva York y a la contracultura retratando artistas y escritores como Andy Warhol , Susan Sontang o estrellas famosas como la musa transexual Candy Darling.

candy darling

Y lo hace en su lecho de muerte, glamurosa y coqueta, como había sido siempre, pero sin ocultar los elementos que denotan que está en el hospital, porque lo que siempre priorizaba era la verdad. Candy murió días después de un linfoma.

hujar condesa

La de esta marquesa que le acogió en su casa tras su viaje a Italia después de  haber ganado una beca Fulbright. Transmitiendo su aspecto severo, altivo, casi masculino, con la expresión de quien consigue todo cuanto quiere, ayudado por la imagen de su castillo al fondo. 

hujar salto

Y éste es uno de sus autorretratos. Éste es él, con un gesto con el que parece saludar, pero con el resto del cuerpo a punto de salir corriendo.

Peter Hujar murió a los 53 años en Nueva York a causa del Sida . En sus últimas horas pidió a su amigo y ex-amante David Wojnarowict que filmara su muerte con una cámara de super8 y que tomara fotos de 23 partes de su cuerpo una vez hubiera fallecido. Nadie supo nunca el porqué de aquel número.

 

A %d blogueros les gusta esto: