Anna Ajmátova

Desnudo con gato. Anna Ajmátova y Modigliani

“Su sola mirada te cortaba el aliento. Alta, de pelo oscuro, morena, esbelta y ágil, con los ojos verdosos de un tigre polar, durante medio siglo la han dibujado, pintado, esculpido y fotografiado un sin número de artistas, entre ellos Modigliani. Los versos dedicados a ella formarían más volúmenes que su obra entera.”  (Joseph Brodsky)

La poetisa Ana Ajmatova conoció a Amadeo Modigliani en la primavera de 1910  cuando llegó con su marido, el poeta acmeísta Nikolai Gumiliov a Paris en su luna de miel.  Se vieron varias veces y después de su regreso a Rusia no dejaron de cartearse  “Usted se quedó en mí como una obsesión…” le escribía Modigliani.

modigliani2

Un año después Anna volvió sola a Paris para reunirse con él y allí vivieron una pasión intensamente breve. Él tenía 26 años y empezaba a ser conocido, ella tenía 21 y ya escribía poesía. Durante esos meses en París visitaron varias veces el Museo del Louvre. Modigliani soñaba con Egipto, con sus antigüedades y su arte de lineas esquemáticas y puras. Hizo dieciséis dibujos de Anna. De los cuales, hasta el momento, solo se han encontrado cinco.

Cuando Anna volvió a Rusia él ya no le volvió a escribir: “Hoy no me ha llegado ni una carta: él ha olvidado escribirme, o tal vez se ha ido/ […]/ Hace poco él estaba conmigo/ tan enamorado, amoroso y mío:/ fue durante el invierno límpido/ y ahora la primavera está repleta de tristeza…/ Hace poco él estaba conmigo…”

Anna conservó durante toda su vida uno de los dibujos, el más recatado, que incluyó en su libro «La carrera del tiempo» de 1965, y que ahora está en la exposición permanente del Museo de Ajmátova en San Petersburgo. 

ajmat vest 1

Ella decía que los demás dibujos se habían perdido durante la revolución y la guerra civil en Rusia. Incluso le llegó a decir a Joseph Brodsky que los soldados habían liado sus cigarrillos con ellos. 

Pero en octubre de 2008 a dos investigadores de arte: Jorge Bustamante e Irina Ostroúmova les llama la atención un dibujo de Modigliani al carboncillo y lápiz que descubren en el Museo Soumaya de ciudad de México llamado simplemente «Desnudo con gato» 

 

 

ajmatova

Las lineas son simples, los trazos largos y firmes. Una mujer desnuda de nariz aguileña y cuello de cisne posa de perfil junto a un gato, como una deidad egipcia. Es Anna Ajmátova.

 

En la oscura neblina de París,
Quizás otra vez Modigliani
Camine imperceptible tras de mí.
Su triste naturaleza
Incluso en el sueño me inquieta
De ser culpable de muchas desdichas.
Pero para mí –su mujer egipcia– él es
La música que toca el viejo en el organillo.
Todo el rumor de París se esconde bajo esa música,
Como el rumor de un mar subterráneo
Que ha bebido del dolor
El mal y la vergüenza.

Anna Ajmátova
(Variante de un borrador de “Poema sin héroe” (1940-1965))