Arkestra

Sun Ra. El interprete de Jazz que nació en Saturno

Sun Ra (Herman Sonny Blount). Alabama, 22 de mayo de 1914- 30 de mayo de 1993 fue un músico de Jazz estadounidense. Tocaba el órgano, el piano y el teclado. Fundó la Sun Ra Arkesta que aún está en activo. También fue escritor de poesía, ensayos filosóficos y políticos.

Las raíces de su música y de su orquesta fueron la ciencia ficción, los viajes espaciales, el antiguo Egipto y las teorías filosóficas y cabalísticas. En una palabra, se basaba más en la filosofía que en la música. Sus conciertos constituían todo un espectáculo por los extravagantes vestuarios de los músicos, la mezcla de las distintas ramas del jazz y por ser pioneros en la incorporación de elementos audiovisuales. Sun Ra llegó a crear su propio sello discográfico, Saturn Records.

Su música sonaba así:

Fue un verdadero revolucionario del jazz al principio de los sesenta, el precursor del free jazz. Su Arkestra hacía improvisaciones colectivas con 12 o 14 músicos, en los que Sun Ra influía como si fueran sus discípulos apartándoles del sexo, las drogas y el alcohol realizando espectáculos en los que había desde bailarinas hasta fakires.

sun ra

 

Siempre afirmó que había venido del planeta Saturno y que estaba en La Tierra para salvar a la humanidad a través de la música. En los setenta formó su propia logia secreta: Thmei Research, en donde estudiaban historia del antiguo Egipto, numerología, cábala y planteaban teorias de liberación racial.

sun ra2

 

Pero el espíritu de Sun Ra sigue vivo y su música también. Durante todo este año 2018 su Sun Ra Arkestra estará de gira por nuestro planeta.

He aquí uno de los conciertos que hicieron el pasado mes de enero.

 

…”Primero, la gente se asustará porque mi música representa la felicidad y no están acostumbrados a ella, están acostumbrados a la tristeza, a la destrucción, tienen miedo de que les ocurra algo terrible. No pueden imaginarse que pueda ocurrir algo positivo porque el mundo esta enfermo, agonizante. Mi idea es que hay que empezar por estudiar los mitos y ver qué se puede hacer con lo imposible. He reunido algunas ecuaciones que parecen ridículas pero que son válidas. Las he mostrado a matemáticos que quedaron trastornados porque no pudieron decir que fueran falsas sino sólo extrañas y porque ridiculizaban al mundo. Y cuanto más observo al mundo, más pienso que es ridículo. ¡Alguien nos miente y se está preguntando cuando nos despertaremos! Por eso todo lo que hago debe tener una precisión perfecta. Como ya le dije al periodista del Chicago Herald, me considero más un científico que un músico: soy un sabio de los sonidos”…