Arte psicodélico

Un viaje psicodélico. Wes Wilson

Wes Wilson (Sacramento, 1937- Missouri 2020) fue un artista y diseñador que incorporó la psicodelia en su obra, especialmente a los carteles.

Eran los años sesenta, la época del espíritu hippie, del pacifismo, de la imaginación al poder. Todo era posible, se valoraba la Utopía y los jóvenes se manifestaban en contra de las guerras y las injusticias en el mundo. Él supo trasladar esa filosofía a sus posters.

Hizo su primer cartel en 1965 como protesta por la Guerra de Vietnam. En él unificaba las Barras y Estrellas de la bandera americana con la Svástica. Solo tenía escritas dos frases: Are we next? (¿Somos los siguientes?) y Be Aware (¡Mantente alerta!).

“Estoy muy contento de haber hecho algo muy significativo para expresar mi estupor y angustia como norteamericano acerca de ese costoso error ético que fue la guerra de Vietnam.”  W. Wilson.

El impacto que provocó, a pesar de su simplicidad, hizo de Wilson un símbolo, todos los que compartían sus ideas le encargaban proyectos. Músicos como Otis Redding, Jefferson Airplane, Grateful Dead… Incluso los Beatles le encargaron el póster para su último concierto el 29 de agosto de 1966 en el Candlestick Park de San Francisco.

Creó un nuevo estilo. Sus colores eran brillantes y muy contrastados los unos con los otros, el texto llenaba casi todo el espacio y las letras se retorcían, se curvaban dando la sensación de movimiento, de alucinación. Sus carteles te metían dentro de ellos, te hacían bailar. Mareaban.

Ese formato de fuente tipográfica no era casual, era algo intencionado. Wilson decía que esa confusión obligaba a la gente a pararse para leer y concentrarse en lo que se anunciaba.

Wes Wilson falleció a los 82 años en su granja de Leanne (Missouri). Su obra no solo fue pictórica, fue capaz de transmitir visualmente el espíritu de los años 60.

La locura y el arte. Yayoi Kusama

Yayoi Kusama (Matsumoto, 1929) es una de las artistas más importantes de Japón. Su trabajo está basado en el arte conceptual, es precursora de los movimientos Pop, minimalismo y arte feminista. Una de sus características son las superficies obsesivamente cubiertas de puntos, la repetición y los patrones que dan a toda su obra un efecto psicodélico. 

yay2

Empezó a crear en la década de los 40 inspirada en el estado catastrófico de Japón después de la guerra con materiales improvisados como los sacos de semillas del negocio de sus padres y pintura común mezclada con arena.

En 1957 se trasladó a vivir a Nueva York en plena efervescencia del expresionismo abstracto influyendo en artistas como Andy Warhol, Claes Oldenburg y George Segal.

En 1966 participó en la 33 Bienal de Venecia con «Narcissus Garden». La obra consistía en 1.500 bolas de espejo en un lago que reflejaban la cara del espectador y que se podían comprar a dos dólares. El anuncio decía “su narcisismo en venta”.

Imagen relacionada

A lo largo de su carrera ha trabajado con gran variedad de medios: pintura, collage, escultura, arte performance, instalaciones y happenings en donde ella pintaba a participantes desnudos con lunares de colores.

10 cosas que debes de saber sobre Yayoi Kusama  - hotbook-215

”Los puntos son sólidos e infinitos. Son una forma de vida. Sol, luna, estrellas son cientos de millones de puntos. Cada ser humano es también un punto. Los puntos no pueden existir por sí mismos, solo pueden existir cuando se reúnen unos con otros. Admiro completamente su infinitud y estoy profundamente conmovida por la grandiosa presencia del universo, que está lleno de un poder misterioso”.

yay1

”El lunar tiene la forma del sol, que es símbolo de la energía del mundo y de nuestra vida, y tiene también la forma de la luna, que es la quietud. Los lunares no pueden estar solos, como sucede con la vida comunicativa de la gente, dos o tres o más lunares llevan al movimiento. Nuestra tierra es sólo un lunar entre los millones de estrellas del cosmos. Los lunares son un camino al infinito. Cuando borramos la naturaleza y nuestros cuerpos con lunares, nos integramos a la unidad de nuestro entorno. Nos volvemos parte de la eternidad”.

yayoi2

En 1973, Kusama volvió a Japón en donde padeció problemas psicológicos por la descompensación de su trastorno obsesivo. En 1977 se internó voluntariamente en un hospital psiquiátrico en donde decidió quedarse a vivir el resto de sus días.

A sus noventa años continua produciendo obras de arte en diferentes medios y ha publicado varias novelas, poesía y una autobiografía.

yayoi4

”Todos los artistas que son sinceros son psicológicamente conflictivos. Si uno piensa en Munch y Van Gogh, por ejemplo, está clarísimo. Yo no soy una excepción. Ese tipo de artistas, entre los que me incluyo, padecen por la creación artística y sufren tanto psicológica como económicamente”.

 

A %d blogueros les gusta esto: