Dylan Thomas

NO ENTRES DOCILMENTE EN ESA NOCHE QUIETA

 

Es el título del poema que hizo de Dylan Thomas (Swansea  1914-Nueva York 1953) ante la muerte de su padre. Lo había leído muchas veces, pero he encontrado este pequeño vídeo que pertenece a la película “Interstellar” de Christofer Nolan, 2014.

No puedo dejar de escucharlo. La voz hipnótica de quien lo recita me transporta a lo más profundo de mi propia rabia por la agonía de la luz. A la rabia por ese final ineludible que todos sabemos, pero que nunca acabamos de creer cierto en nosotros.

Sí, con el tiempo uno aprende a aceptar la muerte, pero es imposible doblegarse sin condiciones a ella por muy justas que sean la tinieblas.

“Y tú mi padre allí en tu triste apogeo maldíceme, bendíceme ahora que imploro con la vehemencia de tus lágrimas. No entres dócilmente en esa noche quieta”.