F. Pessoa

“Quien nada quiere es libre”. F. Pessoa

ODA DE RICARDO REIS 114

 

No sólo quien nos odia o nos envidia

nos limita y oprime; quien nos ama

no menos nos limita.

Que los dioses me concedan que, desnudo

de afectos, tenga la fría libertad

de las cimas sin nada.

Quien quiere poco, tiene todo; quien nada quiere

es libre; quien no tiene, y no desea,

hombre, es igual a los dioses.

 

Fernando Pessoa

 

Waterh

EL CAMALEÓN. UN POEMA DE PESSOA Y UN VÍDEO ALUCINANTE.

No soy igual en lo que digo y escribo.

Cambio, pero no cambio mucho.

El color de las flores no es el mismo bajo el sol

que cuando una nube pasa

o cuando entra la noche

y las flores son color de sombra.

Pero quien mira ve bien que son las mismas flores.

Por eso cuando parezco no estar de acuerdo conmigo

fijaros bien en mí:

si estaba vuelto para la derecha

me volví ahora para la izquierda,

pero soy siempre yo, asentado sobre los mismos pies.

El mismo siempre, gracias al cielo y a la tierra

y a mis ojos y oídos atentos

y a mi clara sencillez de alma.

 

Poema XXIX de Fernando Pessoa.

 

¡Buenas vacaciones! Con mis mejores deseos para que disfrutéis este verano y os convirtáis en camaleones. Porque el camaleón se funde con la naturaleza y con el mundo que le rodea sin dejar de ser el mismo.

EL GUARDADOR DE REBAÑOS. FERNANDO PESSOA

                                …

Creo en el mundo como en una margarita,

Porque lo veo. Pero no pienso en él

Porque pensar es no comprender…

El mundo no se hizo para que pensemos en él

(Pensar es estar enfermo de los ojos),

Sino para que lo miremos y estemos de acuerdo…

Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…

Si hablo de la Naturaleza no es porque sepa lo que es,

Sino porque la amo, y la amo por eso,

Porque quien ama nunca sabe lo que ama

Ni sabe por qué ama, ni lo que es amar…

Amar es la eterna inocencia,

Y la única inocencia es no pensar.

                                                     F. Pessoa

Es el  sacrificio del intelecto, como decía San Ignacio de Loyola, la única manera de integrarnos en el todo.

Después de estos días revueltos cayó en mis manos, casi por casualidad (por casualidad no, gracias a Teresa Martín Taffarel), esta poesía de Pessoa, un fragmento de “El guardador de rebaños”. Ha sido un bálsamo.

Vivir más que pensar, porque a veces pensar enfada más que sirve.

Entender el mundo a través de los ojos del mundo.

 

 

 

pastor1