Georgia O’Keeffe

Georgia O’Keeffe. El sexo en las flores

Georgia O’Keeffe ( 1887-1986 ) es considerada como la madre del modernismo americano. En sus cuadros utiliza la abstracción geométrica como expresión. Son famosas sus tres épocas pictóricas: Sobre la ciudad de Nueva York, sobre flores y sobre huesos de animales en paisajes de Nuevo México.

 

Sus pinturas del desierto, en donde vivió en su finca “Lejanía”, de la desolación, del sol en los esqueletos de animales merecen una entrada aparte en este blog. Hoy muestro su faceta más conocida, la de ser la pintora de las flores que recuerdan las formas sexuales femeninas, cosa que, por cierto,  ella siempre negó que fuera así.

okee5

Pintaba primeros planos donde no se percibía la flor entera, captaba su esencia a través de esa abstracción.  Se recreaba en la forma de los bordes de los pétalos, en su color, en su luminosidad haciendo  que el espectador que contemplaba el cuadro sintiera la necesidad de recorrerlos despacio, de entrar dentro de esas flores como si fueran insectos que necesitaran libar de ellas.

okee1

Son pura sensualidad. Georgia siempre negó que fueran explícitas ni intencionadamente sexuales, es el espectador el que ve el sexo en las flores.

okee

“Solo cuando se elige, se dejan elementos de lado y se fijan los puntos básicos, se tropieza uno con el significado verdadero de las cosas”.

A Georgia no le gustaban las flores, en su juventud había dicho:

“No me gustan, son horribles, sólo las pinto porque son los modelos más baratos”.

dese

“La pintura figurativa no es buena mientras no lo sea en un sentido abstracto. Una colina o un árbol no crean por sí mismos un buen cuadro, tan solo porque se pueda ver una colina o un árbol. Todo depende de la interrelación de líneas y colores, con ella se crea expresión. Para mí esto es justamente la base de la pintura”.

Una de sus obras “Estramonio/Flor blanca” realizada en 1932, fue el cuadro más caro vendido en subasta por una pintora. Superó los 44 millones de dólares en 2014.

estramonio