Impresionismo

EL SALÓN DE LOS RECHAZADOS

El impresionismo fue una revolución, un saltarse los cánones; fue volver a lo auténtico, a pintar en libertad y en la naturaleza, y claro, los académicos apoyados por todo lo oficial, condenaron el movimiento desde sus inicios.

Uno de los acontecimientos pictóricos más valorados del siglo XIX era el Salón de París que estaba patrocinado por el Estado Francés, pero en el año 1863 el jurado rechazó más de 3000 obras y los artistas se indignaron. Nunca antes había pasado nada igual. Fue tal el revuelo del veredicto que Napoleón III decretó que los pintores rechazados pudieran exponer sus obras en un anexo al Salón oficial. Muchos críticos, y el público también, fueron a visitarlo para ridiculizar a los rechazados. Incluso Émile Zola incorporó un relato novelado del escándalo de 1863 en su novela La obra (1886). Pero en aquel Salón se expusieron obras que cambiaron la manera de ver el mundo y fueron tan magníficas como el  Desayuno sobre la hierba de Manet, y Chica de blanco de J. McNeil Whistler.

De blanco

No todo fueron comentarios negativos, algunos intelectuales y críticos legitimaron el movimiento y eso hizo que los artistas se organizaran para hacer exposiciones conjuntas en una sala que el fotógrafo Nadar les prestó en París. Se realizaron ocho. La primera fue en 1874. En ella un cuadro de Claude Monet dio nombre al movimiento.

Impresion sol naciente

Impresión del sol naciente.

En las  ocho exposiciones Impresionistas expusieron sus obras:  P.Cézanne, E.Degas, B. Morisot, C. Pissarro, P.A. Renoir, A Sisley entre muchos otros.

 

Esta es una historia que da que pensar. ¿Qué habría pasado si nadie les hubiera reconocido, si no les hubieran dado una oportunidad? Seguramente nada, porque lo que tiene valor siempre se abre paso solo, tarde o temprano, o así debería ser. 

Cantos de Rechazo

Annise Koltz

 

Abatid mis ramas

cortadme en pedazos

las aves continúan cantando

en mis raíces

Con las piedras arrojadas

contra mí

he construido los muros

de mi casa.

rechazo

Porque cualquier rechazo puede ser un sol naciente.

 

Anuncios

LOS NENÚFARES DE MONET

Cuando Monet empezó a sentir que se estaba quedando ciego, quiso no solo pintar lo que veía en su jardín de Giverny , sino también recrear lo que sentía al estar cerca del agua y las flores. Lo expresó así:

“El motivo es para mí del todo secundario; lo que quiero representar es lo que existe entre el motivo y yo”.

Lo hizo en lienzos grandes de más de nueve metros de alto y doce de ancho.

mone9

Ese fue su último proyecto: “Los nenúfares” y lo empezó poco después de empezar la Gran Guerra. Mientras la gente era evacuada de la ciudad el permaneció en su jardín de Giverny ajeno incluso a los cercanos sonidos del frente. Cuando acabó la guerra ofreció su pintura al estado francés para homenajear el armisticio. Solo puso una condición, que el estado comprara su cuadro ” Mujeres en el jardín” el cual había sido rechazado en el Salón Oficial en 1867.

mujeres jar

Le dijeron que sí y en 1922 le pagaron doscientos mil francos por él esperando recibirlo junto a los lienzos de Los nenúfares, pero pasaba el tiempo y estos no llegaban. Monet decía que no estaba acabado, que se encontraba tan débil y tenía tantas dificultades de visión que  no podía trabajar en él.

Monet-peint-les-Nympheas

 

El 5 de diciembre de 1926 Monet muere en Giverny acompañado por su amigo George Clemenceau. Cinco meses más tarde su obra es entregada tal y como estaba  y se instala en el Museo de l’ Orangerie ocupando dos espacios ovales majestuosos. El mismo lugar en donde se encuentran hoy en día.

El conjunto de pinturas da la impresión de estar suspendido. Son composiciones casi abstractas, manchas de color, que con su colocación circular reflejan los cambios de las flores y el lago durante las horas  del día y las estaciones del año. La pintura no parece inacabada, al contrario, su obra es tan libre que se acerca a la abstracción y transmite la sensación de estar en Giverny.

Existe un pequeño fragmento de película de 1915 en dónde podemos ver a Monet pintando en su jardín. 

Se hace difícil distinguir entre lo que es pintura y lo que es realidad.