Picasso

La inspiración. “Recibir el aliento”

¿Se puede crear de la Nada o toda obra tiene un origen anterior y lo único que hacemos es interpretarla de un modo diferente?

La palabra inspiración viene del latín: Ins (hacia dentro) Spirare (respirar), pero tiene sus raíces en el helenismo y en la cultura hebrea. Significa “recibir el aliento”.

Hay quien dice que no es posible crear del vacío y que los artistas están constantemente inspirados por otros artistas y por las tradiciones del pasado.

Platón utilizaba la teoría de la inspiración para explicar el origen de la creación literaria. Para él, esta no dependía de los conocimientos o saberes adquiridos, sino que surgía gracias a la  intervención divina.

Para Aristóteles todo provenía de la experiencia y de la información que nos llega a través de los sentidos.

Platón y Aristóteles en

En el fresco “La escuela de Atenas”  (1510-1511) Rafael representa a los dos filósofos: Platón señalando al cielo y Aristóteles a la tierra.

Hay muchas obras de Arte que se inspiran y copian de la naturaleza y de otras obras artísticas anteriores ¿Son por eso menos geniales?

picasso

Picasso “Almuerzo sobre la hierba” 1960. Reinterpretación de un cuadro de Manet.

almu1

“Almuerzo sobre la hierba” de Manet. 1863. Inspirado en una obra de Rafael (1505), hoy perdida, pero que se sabe como era gracias a un grabado de Marcantonio Raimondi. “El juicio de Paris” (1514-1515).

almu2

 

almu3

Pero ni el mismísimo Rafael se resistió a aprovechar la genialidad de otros artistas.

paris

En la Villa Medicis, lugar por donde Rafael solía pasear en sus años de juventud  en Roma, se encontró un sarcófago del siglo III d C que representa “El Juicio de Paris” y de composición muy parecida. 

almu4

¿Aristóteles o Platón? ¿Realmente importa de donde venga la inspiración de una obra si consigue generar en quien la contempla emociones como el amor, la pasión o el éxtasis.   ¿Acaso eso no es Creación?

 

 

Anuncios

Picasso versus Picabia. La pintura en cuestión

“Picabia y Picasso son más o menos de la misma estatura, que es bastante baja, y pesan más o menos lo mismo, que es un peso bastante honroso. Y no serían quienes son si uno fuese el otro. No obstante, a veces se dice que Picasso es un pintor francés y que Picabia es un pintor español, cosas que pasan. Se ponen, sin saberlo, la misma corbata y esta vez llevaban el mismo par de zapatos y todos nos dimos cuenta y cada uno se lo señaló al otro y yo les dije que se levantaran y se quedaran de pie uno al lado del otro: tenían la misma estatura, tenían los mismos zapatos, pero no se parecían nada, nada en absoluto”.

Esta cita de Gertrude Stern (Autobiographie de tout le monde, 1937) abre la muestra “La pintura en cuestión” que se expone estos días en la fundación Mapfre de Barcelona y  refleja muy bien el antagonismo entre los dos pintores.

Gertrude tenía razón, aunque eran parecidos no se parecían en nada. Picasso y Picabia tuvieron una relación caracterizada más por la desconfianza que por la amistad.

En ella se enfrentan el uno al otro.

picpic

Picabia misterioso, sensual. Picasso altivo, inacabado.

Picasso esencia, esquema. Picabia irreal, irreverente.

pica

Picasso: mujer de ojos grandes con pestañas que son lágrimas, que piensa, pero que llora.

picab

Picabia: Mujer oscura con garras en la boca, pero que si te fijas bien lleva dentro una paloma que está esperando echar a volar.

Los dos tienen la misma fuerza, los dos se expresan en libertad y tienen algo que les une aún más:

Nunca hicieron lo que se esperaba de ellos.

 

 

 

 

Los ojos del Guernica

Café Les Deux Magots, París 1936. Una joven sentada en una de las mesas juega con una navaja a clavarla entre sus dedos. Lleva sangre en el guante. Picasso entra acompañado por Paul Éluard, la observa, se acerca y empieza a hablar con ella. Al despedirse le pide el guante. No se vuelven a encontrar hasta meses más tarde en casa de unos amigos comunes en Mougines. Ya nada volverá a ser igual para ninguno de los dos.

La mujer es Dora Maar, tiene veintiocho años, él cincuenta y cinco. Es fotógrafa, pintora y poeta, en aquel momento es la amante de George Bataille con quien había experimentado todas las transgresiones, y en todos los escenarios, llevándolo al cúmulo de su productividad como escritor. Con Picasso pasa igual. Dora es quien le inspira, la que le propone el local para realizar la obra de grandes dimensiones que ha de reflejar los horrores de la Guerra Civil española, un piso en la Rue des Agustines, el mismo en dónde Balzac había ambientado su novela “La Obra Maestra desconocida” y que Dora había frecuentado con Bataille. Es ella la que se encarga de fotografiar la realización de la obra.

 

picasso1

 Son de ella las caras de todas las mujeres del cuadro, son de ella las lágrimas, son de ellas todos los ojos del Guernica, los del toro también.

dora3

dora3

Él la llama “La mujer que llora”.

Pero Picasso la absorbe, la aniquila, hace que deje de ser un referente artístico para los surrealistas, que olvide su personalidad, que pase a ser otra de sus mujeres “locas” (dos de las cuales se suicidaron).  Cuando la deja en 1943, Dora Maar cae en una depresión psicótica que necesita internamiento psiquiátrico durante once días y luego desaparece del mundo recluyéndose hasta su muerte en 1997 en su piso de París en la Rue Savoie, 6,  junto a más de cien obras de Picasso y muchas de sus geniales fotografías.

dora1

dora2

“Después de Picasso solo Dios”, le dijo a su analista.

Todo el mundo conoce al pintor, sus cuadros, su energía, la expresión de su cara, su mirada.

Rafael Alberti le dedicó un poema “Los Ojos de Picasso” :

Siempre es todo ojos.
No te quita ojos.
Se come las palabras con los ojos.
Es el siete ojos.
Es el cien mil ojos en dos ojos.
El gran mirón
como un botón marrón…

Vale la pena oírlo con la voz del poeta:

Pero los ojos del Guernica, así como tantos otros, no eran los de Picasso, eran los ojos de Dora Maar.

dora4-e1539710807722.jpg