Poison Garden

Alnwick. El jardín de los venenos.

En el castillo de Alnwick, en el norte de Inglaterra, se encuentra uno de los jardines más extraños del mundo. Allí está prohibido pararse, oler y tocar, pero no para no perjudicar a las plantas sino para proteger a los visitantes.

La propiedad pertenece a la familia Percy, titulares del ducado de Nothumberland, desde comienzos del siglo XIV. Hoy es el segundo castillo habitado más grande de Inglaterra después de la residencia real de Windsor, y ha sido escenario de series y películas como Downton Abbey y Harry Potter.

po

Los jardines fueron creados en 1995 por Jean Percy, duquesa de Northumberlan.  En 1996, contrató a Jacques Wirtz, un arquitecto paisajista que había trabajado en el Jardín de las Tullerías en París y en los jardines de la residencia del presidente de Francia. Abarcan 14 acres y atraen a más de 600.000 visitantes cada año. Poseen rosaledas, topiarios, fuentes, cascadas.

po6.jpg

Pero hay un espacio al que se accede a través de una puerta de hierro negro. Es el Poison Garden (Jardín del veneno).

GARDENING Gardening Column 100681

En él se encuentran más de 100 clases de plantas venenosas: belladona, cicuta, estramonio, estricnina, mandrágora… Muchas de ellas protegidas con jaulas metálicas y con advertencias acerca  de su peligrosidad.

poi7 poison-garden-alnwick

 

pois4

Lo ideó Jane Percy inspirándose en los jardines de los Medicis en Padua en donde siempre había una zona dedicada a plantas y flores para “usos especiales”.

Es un espacio en donde se aprende que muchas plantas comunes pueden ser asesinas en potencia, como el laurel, del que sus efluvios en altas concentraciones son tóxicos.

Allí también se cultivan una gran diversidad de sustancias, desde el cannabis a la cocaína y los hongos alucinógenos como parte de un programa de educación y concienciación sobre las drogas, enseñando a los más jóvenes sus efectos y los problemas que provocan.

“Es una manera de educar a los niños sin que ellos se den cuenta de que están siendo educados”, dice Percy.

J.W.Waterhouse, Der Liebestrank, 1913-14 - J.W.Waterhouse / The Love Philtre -

“A los niños no les importa que la aspirina se saque de la planta de un árbol. Lo que les resulta realmente interesante es saber cómo matan las plantas, cómo muere el paciente y que siente al hacerlo”.

 

Anuncios