Poesia

GOTAS DE SOL

He leído todos los libros, pero solo uno sigue

siendo sagrado es el volumen de maravillas

abierto siempre ante mis ojos.    

I’ve read all the books but one
Only remains sacred, this
Volume of wonders, open
Always before my eyes.

KATHLEEN RAINE

En este verano lleno de gotas de sol, un fragmento de la poesía de Kathleen Raine:

 

                       EL SOL

                             4

No es que la luz sea santa, sino que lo santo es la luz:
Solamente viendo, siendo, conocemos,
extasiados, sin aliento, arrobamiento del corazón.
Ni el microscopio ni el telescopio pueden descubrir
lo inmensurable: no en lo visto sino en el que ve
epifanía de lo rutinario.
Un jacinto en un vaso era, sobre mi mesa de trabajo,
ante mis ojos se abrió allende la belleza el flujo vivo, puro de la luz.
“Soy yo,” supe entonces, “yo soy esa flor, esa luz soy yo,
el que ve y lo visto a un tiempo.”
Lejos en el pasado, mas para siempre; pues nadie puede des-conocer
el Paraíso nativo en cada brizna de hierba,
guijarro, y partícula de polvo, inmaculado.
“Así ha sido y será siempre,” supe entonces,
ni la inmundicia, ni la violencia, ni nuestra propia ignorancia
pueden profanar ese manantial sagrado:
¿Por qué iba yo, una entre la muchedumbre innúmera de la luz,
a temer en mi desaparición ser lo que por siempre es?

 


¿Que yo me contradigo?

¿Que yo me contradigo? Pues sí, me contradigo. Y, ¿qué? (Yo soy inmenso, contengo multitudes).

Esta frase es de Walt Whitman (1819-1892), uno de los mayores poetas estadounidenses que también  fue enfermero voluntario, ensayista, periodista y humanista. Sobre todo es conocido por uno de sus poemas dedicado a Abraham Lincon en el que habla de él sin mencionarlo, solo con metáforas. Seguro que recordáis la película “El club de los poetas muertos”:

¡Oh Capitán, mi Capitán. Nuestro azaroso viaje ha terminado.

Pero no quiero hablar de su obra épica sino de su poesía cotidiana, la que habla del hombre, de los animales, de la religión, del sexo. De su profundo amor por la vida, de su positivismo y de su alegría.

De su poema “Hojas de hierba”:

 

Creo que una brizna de hierba, no es inferior a la jornada de los astros
y que la hormiga es perfecta,
y que también lo son el grano de arena y el huevo del zorzal,
y que la rana es una obra maestra, digna de ser significada
y que la zarzamora podría adornar los salones del cielo,
y que una vaca paciendo con la cabeza baja, supera a todas las estatuas,
y que un ratón es un milagro capaz de asombrar a millones de incrédulos.
Y que la menor articulación de mi mano, puede humillar a todas las máquinas.
Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas.
Creo en ti alma mía, el otro que soy no debe humillarse ante ti ni tú debes humillarte ante el otro.
Retoza conmigo sobre la hierba, quita el freno de tu garganta.

 

De “UN CANTO A MI MISMO”.

 

CANTO A MI MISMO

                         1
Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
para ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.
Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta.
Y con mi aliento puro
comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que muera.
Que se callen ahora las escuelas y los credos.
Atrás. A su sitio.
Sé cuál es su misión y no la olvidaré;
que nadie la olvide.
Pero ahora yo ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal,
dejo hablar a todos sin restricción,
y abro de par en par las puertas a la energía original de la naturaleza
desenfrenada.

Versión de: León Felipe

De “A UN EXTRAÑO”

 

“¡Desconocido que pasas! No sabes con cuánto ardor te contemplo,
Debes ser el que busco, o la que busco (esto me viene como en sueños),
Seguramente he vivido contigo en alguna parte una vida de gozo,
(…)
No debo hablarte, debo pensar en ti cuando esté sentado solo o me despierte solo en la noche,
Debo esperar, no dudo que te encontraré otra vez,
Debo cuidar de no perderte”.

Me es difícil elegir entre sus poemas, no compartir: “No te detengas” (No dejes que termine el día sin haber crecido un poco…), “Sobre él, a quien amo día y noche”.

Muy difícil, pero hay un fragmento de Canto a mi mismo que me encanta:

                 

Quédate hoy conmigo,
vive conmigo un día y una noche
y te mostraré el origen de todos los poemas.
Tendrás entonces todo cuanto hay de grande en la Tierra y en el Sol
(existen además millones de soles más allá)
y nada tomarás ya nunca de segunda ni de tercera mano,
ni mirarás más por los ojos de los muertos,
ni te nutrirás con el espectro de los libros.
Tampoco contemplarás el mundo con mis ojos
ni tomarás las cosas de mis manos.
Aprenderás a escuchar en todas direcciones
y dejarás que la esencia del Universo se filtre por tu ser.

 

¿CÓMO PUEDO LLAMAR TU ATENCIÓN?

Llamar la atención es una parte esencial para conseguir pareja, sobre todo cuando vives en el océano y eres un pez pequeño y anodino. Has de ser artista o hacer milagros. 

pez 2

Este pez globo japonés hace las dos cosas, dibuja círculos en la arena de unos dos metros de diámetro en el fondo marino. Los submarinistas de la zona los llamaban “los círculos misteriosos” porque no sabían cómo se formaban. En 2011 investigadores de la revista científica Nature identificaron una clase de pequeño pez globo de unos 12 centímetros del género Torquigener  muy diferente a sus parientes y que solo ha sido visto al sur de la isla Amami-Oshima en la zona subtropical de Japón.

pez foto

Estos dibujos los hacen solo durante la época del apareamiento. Los realizan moviendo únicamente las aletas. El proceso puede durar más de una semana. Cuando acaban el círculo decoran los montículos con restos de conchas y corales  para que su estética atraiga a la hembra.  Si hay suerte esta se acerca acerca al círculo y se sitúa en el centro, en donde el macho acude a su encuentro con movimientos relampagueantes. Todo pasa en menos de un minuto. La hembra ha de decidir si se va o si deja allí sus huevos y los cuida durante seis días. Poco tiempo después el mar y sus corrientes destruirán el dibujo y el macho volverá a iniciar su ritual en un sitio diferente.

La edición digital de la BBC ha conseguido mostrarnos las imágenes. Son algo más de tres minutos que nos regalan una historia excepcional:

Y así la vida vuelve a empezar una y otra vez. Porque como Rumi decía en su poema “El círculo” : No hay fin para algo redondo.

DIECISIETE HAIKU

El haiku es una de las formas más bellas de la poesía japonesa. Según la tradición se trata de un poema corto de diecisiete sílabas que se escriben en tres versos sin rima de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Versan sobre la naturaleza, la vida cotidiana, las estaciones del año (kigo) y en ellos se encadenan nostalgia, humor, incluso la filosofía procedente de la sabiduría Zen. Su aparición se remonta al siglo XVI.

Pero no solo se escribieron en aquella época y en el Japón. Los grandes poetas occidentales también compusieron haikus.

Me he permitido la libertad de jugar con las cifras mágicas que los forman y de presentar un haiku de haikus con:

Cinco de Bennedetti, siete de Borges y cinco de O. Paz.

lagos-helados-14

Mario Benedetti

      1

Los pies de lluvia
nos devuelven el frío
de la desdicha.

   2

Las religiones
no salvan / son apenas
un contratiempo.

3

Después de todo
la muerte es sólo un síntoma
de que hubo vida

4

Las hojas secas
son como el testamento
de los castaños.

5

Lo peor del eco
es que dice las mismas
barbaridades.

lotos

Jorge Luis Borges

1

¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

2

Algo me han dicho
la tarde y la montaña.
Ya lo he perdido.

3

La vasta noche
no es ahora otra cosa
que una fragancia.

4

¿Es o no es
el sueño que olvidé
antes del alba?

5

Callan las cuerdas.
La música sabía
lo que yo siento.

6

Hoy no me alegran
los almendros del huerto.
Son tu recuerdo.

7

Lejos un trino.
El ruiseñor no sabe
que te consuela.

haikus pajaros

Octavio Paz

1

Hecho de aire
entre pinos y rocas
brota el poema.

2

Troncos y paja:
por las rendijas entran
Budas e insectos.

3

Sobre la arena
escritura de pájaros:
memorias del viento.

4

Luna, reloj de arena:
la noche se vacía,
la hora se ilumina.

5

El mundo cabe
en diecisiete sílabas:
tú en esta choza.

japon

 

EL SALÓN DE LOS RECHAZADOS

El impresionismo fue una revolución, un saltarse los cánones; fue volver a lo auténtico, a pintar en libertad y en la naturaleza, y claro, los académicos apoyados por todo lo oficial, condenaron el movimiento desde sus inicios.

Uno de los acontecimientos pictóricos más valorados del siglo XIX era el Salón de París que estaba patrocinado por el Estado Francés, pero en el año 1863 el jurado rechazó más de 3000 obras y los artistas se indignaron. Nunca antes había pasado nada igual. Fue tal el revuelo del veredicto que Napoleón III decretó que los pintores rechazados pudieran exponer sus obras en un anexo al Salón oficial. Muchos críticos, y el público también, fueron a visitarlo para ridiculizar a los rechazados. Incluso Émile Zola incorporó un relato novelado del escándalo de 1863 en su novela La obra (1886). Pero en aquel Salón se expusieron obras que cambiaron la manera de ver el mundo y fueron tan magníficas como el  Desayuno sobre la hierba de Manet, y Chica de blanco de J. McNeil Whistler.

De blanco

No todo fueron comentarios negativos, algunos intelectuales y críticos legitimaron el movimiento y eso hizo que los artistas se organizaran para hacer exposiciones conjuntas en una sala que el fotógrafo Nadar les prestó en París. Se realizaron ocho. La primera fue en 1874. En ella un cuadro de Claude Monet dio nombre al movimiento.

Impresion sol naciente

Impresión del sol naciente.

En las  ocho exposiciones Impresionistas expusieron sus obras:  P.Cézanne, E.Degas, B. Morisot, C. Pissarro, P.A. Renoir, A Sisley entre muchos otros.

 

Esta es una historia que da que pensar. ¿Qué habría pasado si nadie les hubiera reconocido, si no les hubieran dado una oportunidad? Seguramente nada, porque lo que tiene valor siempre se abre paso solo, tarde o temprano, o así debería ser. 

Cantos de Rechazo

Annise Koltz

 

Abatid mis ramas

cortadme en pedazos

las aves continúan cantando

en mis raíces

Con las piedras arrojadas

contra mí

he construido los muros

de mi casa.

rechazo

Porque cualquier rechazo puede ser un sol naciente.

 

“Quien nada quiere es libre”. F. Pessoa

ODA DE RICARDO REIS 114

 

No sólo quien nos odia o nos envidia

nos limita y oprime; quien nos ama

no menos nos limita.

Que los dioses me concedan que, desnudo

de afectos, tenga la fría libertad

de las cimas sin nada.

Quien quiere poco, tiene todo; quien nada quiere

es libre; quien no tiene, y no desea,

hombre, es igual a los dioses.

 

Fernando Pessoa

 

Waterh

¿A ESTAS ALTURAS, POR QUIÉN, A QUIÉN HABLO?

La buena poesía consigue poner en palabras lo más profundo del sentimiento, lo que uno siente y no sabe decir. No se necesita entender, pasa y ya está.

Descubrí hace poco a Kathleen Raine (Londres, 1908-Londres, 2003). Poeta sencilla, lacónica, sin artificios rimbombantes, una creadora que se aleja de las modas y del positivismo del siglo XX. Decía que la literatura no debía ser objeto de estudio en la universidad, sino parte de la vida de cualquier persona. Entendía el arte y la poesía como una necesidad vital con un gran poder para educar y sanar, pura espiritualidad, el “Anima mundi”.

Podría mencionar su extensa obra poética, autobiográfica, su conocimiento sobre  Blake y Yeats, pero creo que es mejor compartir este fragmento de un poema que me atrapó e hice mio desde sus primeras palabras.

¿A estas alturas, por quién,

a quién hablo? ¿Por el viejo, por el joven,

o por nadie? A ninguno

de ellos: desde el eterno al no nacido, al imperecedero

hablo, yo, que estoy sola

en un tiempo y un lugar donde nadie

me encontrará, yo, que ya no estoy aquí,

cuando tú, quienquiera que seas,

viejo, joven, a medio camino por la vida

estés conmigo en este no lugar, en este no tiempo

infinito, donde cada uno es, quien un instante aguanta,

como yo ahora en tu corazón, el orbe.

Igual que tú soy

cáliz  de corazón, lleno un instante

de océano y aire y luz,

este cuerpo, este cáliz que se desborda

con la Presencia única, se irá,

disuelto una vez más, y una vez más y una vez más

gota en el océano,

será uno contigo, nunca más

esta mujer cuya mano escribe palabras no mías,

legadas por la multitud de los que una vez vivieron,

aquellos que conocían, amaban, comprendían y nombraban

saberes transmitidos

a los que han de llegar, cuyos rostros no veré,

y, sin embargo, al tiempo que escribo estas palabras, soy ya uno con ellos.

(Testimonio)

Raine Raine mayor

CARPE DIEM, quam minimum credula postrero

Aprovecha el día, no confíes en el mañana.

Horacio, el poeta  latino del siglo l a.c., dedicó este poema a Leocónoe, una de las hijas del dios Neptuno en la mitología romana.

Son versos bellísimos que hacen reflexionar, pero que no transmiten tristeza porque son positivos y profundamente prácticos. En el fondo tranquilizan, no descubren nada terrible, uno ya sabe que va a morir, simplemente animan a  vivir mejor:

ODA XI

No pretendas saber, pues no está permitido,
el fin que a ti y a mi, Leucónoe,
nos tienen asignados los dioses,
ni consultes los números Babilónicos.
Mejor será aceptar lo que venga,
ya sean muchos los inviernos que Júpiter
te conceda, o sea éste el último,
el que ahora hace que el mar Tirreno
rompa contra los opuestos escollos.
Sé prudente, filtra el vino
y adapta al breve espacio de tu vida
una esperanza larga.
Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.
Vive el día. Captúralo.
No te fíes del incierto mañana.

 

cancu-belleza

Carpe Diem, Memento mori.

(Vive el día, recuerda que vas a morir).

LAS MEDUSAS. Animales inmortales: en la poesía y en el mar

Las medusas no sólo son bellas. Son una de las criaturas vivientes más antiguas de la Tierra. Existen pruebas que sugieren que han existido hace alrededor de más de 700 millones de años

No atacan. Al contactar con algo liberan toxinas irritantes para su defensa. No tienen cerebro ni corazón. Comen desintegrando con su líquido irritante el alimento ya que no tienen partes duras, ni dientes ni mandíbulas para apretar. Son el 95% agua

Lo normal es que vivan como mucho seis meses,  pero la Turritopsis nutricula es una medusa inmortal, ya que puede volver a la fase de pólipo después de ser sexualmente madura.

Flores del mar y el mal las Medusas.
Cuando eres niño te advierten:
Limítate a contemplarlas.
Si las tocas, las espectrales
te dejarán su quemadura,
la marca a fuego, el estigma
de quien codicia lo prohibido.

Quizá dijiste en silencio:
Pretendo asir la marea,
acariciar lo imposible.

Nunca lo harás: las medusas
no son de nadie celestial o terrestre.
Son de la mar que no es ni mujer ni prójimo.

Son peces de la nada, plantas del viento,
quizá espejismos,
gasas de espuma ponzoñosa

                                                                         

Las flores del Mar. José Emilio Pacheco.

medusa-verde

Eros es el agua. Gioconda Belli:

 […]
Mar de la noche con lunas sumergidas
tu oleaje brusco de pulpo enardecido
acelera mis branquias los latidos de esponja
los caballos minúsculos flotando entre gemidos
enredados en largos pistilos de medusa.

medusa-azulCanto VI. Vicente Huidobro:
[…]
Suenan perlas 
Llaman perlas 
El honor de los adioses 
Cristal nube 
El rumor y la lazada 
Nadadora 
Cristal noche 
La medusa irreparable 
Dirá espectro 
Cristal seda 
Olvidando la serpiente 
Olvidando sus dos piernas 
Sus dos ojos 
Sus dos manos 
Sus orejas 

 

También se las llama “Agua Viva”

EL TIEMPO y LA MUERTE

 Si después de morirme quisieran escribir mi biografía
no hay nada más sencillo.
Tiene sólo dos fechas
la de mi nacimiento y la de mi muerte.
Entre una y otra todos los días son míos.

Fernando Pessoa/Alberto Caeiro; Poemas Inconjuntos

reloj-tiempo

El tiempo y la muerte tienen los mismos apellidos. Domènico Cieri

Y hablando del tiempo aquí va esta reflexión que dura tres minutos y que parece humorística, pero que va mucho más allá del humor.